29 junio 2006

DR. HOUSE CAPÍTULO 2: LOBEZNO (PARTE 1)

Escuela Xavier para Jóvenes Talentos.

Kitty Pryde atravesaba las paredes de la mansión como si fuera un fantasma, pero no tenía el don de la super velocidad, ni era mentalista, como su odiada Emma Frost. A medida que llegaba a una nueva habitación, echaba un rápido vistazo, pero no encontraba a nadie. Era fin de semana y no había clases. La Patrulla aprovechaba esos ratos de tranquilidad para una sola cosa: La Sala de Peligro.
Entró en la Sala como si fuera una novata. Cíclope, Emma y Coloso se encontraban en pleno entrenamiento, intentando derrotar a una copia holográfica perfecta de los Merodeadores. Nunca los usaban cuando ella entrenaba. Le traía demasiados malos recuerdos.
- ¡¡Hank, detén el ejercicio por favor!!
Coloso tuvo que poner su cuerpo de acero orgánico delante de Kitty para que el arma de Arpón no le alcanzara.
- ¡¡Kitty!! ¿Estás loca? – preguntó exaltado el Dr. Hank MacCoy por megafonía, justo después de detener el ejercicio.
- Otra brillante actuación de la señorita Pryde, por supuesto – Emma Frost aprovechaba cualquier oportunidad para pinchar a la benjamina del grupo.
- ¡¡Es Logan!! – contestó Kitty.
- ¿Qué ha hecho ese cascarrabias esta vez? – Cíclope ya no se extrañaba de las barbaridades que pudiera hacer Lobezno.
- Está vomitando.



El Dr. Foreman cerró las cortinas de la habitación. Las paredes de todas las habitaciones estaban hechas de cristal transparente, así que cuando hacía falta intimidad, tenían que recurrir a las cortinas. De no ser por la bestia peluda de color azul, aquello no pasaría de ser una reunión de familiares y amigos preocupados como cualquier otra, pero esta escena era de todo, menos corriente. Cíclope, Coloso y Kitty iban vestidos con ropa de calle. Emma se había quedado de guardia en la Escuela.
- Ya se lo he explicado, señor Logan, tenemos que hacerle otra analítica—intentaba explicar el médico.
- ¡Y yo te he explicado que mi médico es Hank, y que a mí sólo me toca él! No entiendo por qué coño tenemos que venir aquí.
- Logan, por favor—intentó intervenir Bestia—. Procura colaborar un poco.
Tres garras de adamantium afiladas como un bisturí salieron de los nudillos del rebelde paciente. El Doctor Foreman paró en seco lo que se disponía a hacer.
- ¡Vaya, Foreman! ¡Pido unas brochetas para almorzar y cuando llego ya te las has comido!
El grupo se giró hacia la puerta para ver al destartalado personaje que apareció en la habitación. El Dr. Foreman, que casi nunca se alegraba de ver a su jefe, al entrar en la habitación de un paciente consciente, pareció expresar alivio en su rostro.
- Usted debe ser el Dr. House—Bestia adelantó su mano hacia su colega.
- O están rodando Monstruos S.A. en carne y hueso, o usted debe ser Hank MacCoy. Bueno, ¿qué tenemos aquí? ¿Nuestro paciente ha ayudado a cruzar la carretera a una ancianita?
- Oye, capullo, aquí el único que se mete con el peluche soy yo—Logan miró intimidatoriamente a House.
- Verá, doctor, Logan nunca se ha puesto enfermo, y esta mañana comenzó a vomitar y estaba un poco obnubilado.
- ¿La analítica?
- Normal. Bueno, el recuento linfocitario estaba algo elevado, aunque dada la capacidad curativa de Logan, tampoco es para extrañarse demasiado. No le he hecho una punción lumbar pero, o mucho me equivoco, o los signos eran meníngeos—Bestia dio su opinión por primera vez ante sus compañeros.
- ¿Meningitis?—intervino Cíclope—Eso es absurdo. Se curaría. Eso es lo que hace.
- Vaya, ¿ahora los médicos llevan gafas rojas en lugar de batas?—contestó House, cortante.
Lobezno dejó escapar una risilla y Kitty lo miró con reproche, intentando que no le siguiera el juego al extraño médico.
- La semana pasada luchamos contra Magneto, y Logan sufrió una descarga electromagnética muy fuerte, pero después se recuperó como de costumbre. Un par de días de reposo absoluto y listo—intentó añadir Bestia.
- ¿Magneto? ¿Ese tío no estaba muerto? Pero, ¿es que no podéis aceptar vuestro destino como los demás? Nah, vosotros tenéis que andar resucitando cada dos por tres. Espera un momento—se dirigió hacia Peter— ¿Tú no…?
- No divaguemos, doctor, Logan necesita su ayuda—Bestia intentó reconducir la conversación.
- Bueno, amigo—dijo House dirigiéndose al paciente—, si te dejas sacar sangre, te invito al mejor club de striptease de la ciudad. Bueno, eso si sobrevives, claro.
- Pero la analítica…
- No se ofenda, doctor MacCoy, pero últimamente tengo algunos problemas con las muestras de sangre de mis pacientes…

CONTINUARÁ

7 comentarios:

X-art dijo...

NOOOOOOOOOOOO!!!!!!!
¿No podeis hacer historias autoconclusivas? Como hacen en.....hmmmmm......De verdad,¿No podeis hacer historias autoconclusivas?

mushu dijo...

podemos y se harán. Pero se alternarán. Eso si, si la hiciermos autoconclusivas ¿quién perdiría mas? jeje

Chimbo dijo...

no! que nervios por favor que sobrebiva el MEJOR personaje de marvel DE TODOS LOS TIEMPOS
no se pq odio hacia el canadiense de repente,envidia por su exito
:P

Apostrofis dijo...

¡Teeetas! ¡Teeetas! ¡Teeetas!

Bueno... El Doctor House también está bien...

¡Seguid así!
:D

El Tete dijo...

Lo de las brochetas ha sido mayúsculo!!

UltimateY dijo...

ke bueno!!!!!!!!!!!
bueno, al fin tras tantos meses de leeros m atrevo a poneros un comentario, pero s ke no podia resistirme...
genial lo de monstruos s.a.

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... » »