15 febrero 2016

BIG CULO 2016

 Hacía mucho tiempo que no escribía por aquí, pero hoy es un gran día y aquí que estamos. Para empezar un par de tabuculetes la mar de  chulos...

... y luego un hermoso pandero.


Para terminar una alfombrilla de ratón la mar de culera XD...


Y con esto hasta el año que viene. Culos saludos XD

28 enero 2016

ENTREVISTA A JUAN DÍAZ CANALES

Hoy entrevistamos a Juan Díaz Canales, uno de los autores españoles más reputados, con años de experiencia a sus espaldas y el honor de poder decir que tiene un premio Eisne  (entre otros muchos, Premio Nacional y del festival de Angouleme incluídos) por la aclamada Blacksad que escribe para los dibujos de Juanjo Guarnido. Ahora vuelve a ser noticia por partida doble: Por haber escrito los guiones de las nuevas aventuras de Corto Maltés, junto a Rubén Pellejero; y porque 2016 verá su primer trabajo en solitario: "Como viaja el agua". Hemos repasado su carrera y esto es lo que nos ha contado:

1. Dibujantes españoles hay muchos en todos los mercados, pero encontrar guionistas reputados, con el que muchos quieran trabajar los podemos contar con los dedos de una mano. ¿Por qué crees que pasa esto?

De entrada porque en comparación con otros países en España estamos muy poco habituados a trabajar en colaboración a nivel profesional. Sospecho que por una sencilla cuestión crematística, ya que dividir las escasas ganancias entre dos, es completamente ruinoso. Eso hace que apenas se produzca una profesionalización de los guionistas españoles, porque apenas tienen espacio para desarrollar su trabajo aquí. En cuanto a salir al extranjero, es una opción más asequible para los dibujantes. Un guionista que quiera trabajar para el extranjero normalmente necesita dominar otro idioma, mientras que el dibujo es un idioma internacional, que abre muchas puertas. Sobre todo si eres bueno, como es el caso de la mayor parte de nuestros colegas patrios.

2. ¿Qué recomendaciones le darías a un guionista novel que quiera vivir de esto?

Como decía antes, vivir haciendo cómic en España es prácticamente imposible y aún más para un guionista en solitario. La primera recomendación práctica que se me ocurre para un novel es que intente asociarse siempre con un dibujante o varios para mostrar sus trabajos con una presentación visual del conjunto de la obra. De esta manera siempre hay más posibilidades de que los editores, sean nacionales o extranjeros, presten atención a su trabajo. Otro consejo, que haría extensible también a los dibujantes, es que tengan amplitud de miras laboral. Es decir, que intenten trabajar en cualquier cosa que tenga que ver con la escritura, porque hacerlo exclusivamente como “guionista de cómic” es prácticamente una utopía.

3. Comenzaste en el mundo de la animación hasta llegar a crear tu propia compañía, Tridente. Cuéntanos un poco cómo fueron esos inicios.

Empecé el año 90, justo después de acabar el instituto, en el estudio madrileño “Lápiz azul”, en el que daban un curso para formar un equipo de layout. Tras un proceso de selección contrataron a unos cuantos artistas para trabajar en series francesas y canadienses para Canal + como Tintín, que fue uno de nuestros primeros trabajos. Poco después conseguí entrar en la facultad de Bellas Artes pero un año antes de acabar la carrera volví a la animación. Junto a Teresa Valero, Angel M.Martín y Juan Carlos Moreno montamos en 1995 un estudio que se llamó Tridente Animación dedicado especialmente a hacer storyboard, layout y diseño de personajes. El estudio estuvo abierto hasta el año 2006, y durante todo ese tiempo trabajamos para una gran cantidad de series y películas de animación europeas y estadounidenses. Fue un periodo de trabajo muy intenso pero también de aprendizaje y, por qué no decirlo, de mucha diversión. La nómina de artistas que pasaron por el estudio y que hoy en día son profesionales de enorme talento es impresionante.

4. Precisamente en el mundo de la animación conoces a Juanjo Guarnido, con quien comienzas a publicar la aclamada Blacksad en el año 2000. ¿Cómo surgió la serie?

diazcanales02La obra nace a partir de las ganas de ambos por colaborar en la realización de un cómic y la pasión común que ambos sentimos por este medio. El germen de “Blacksad” son un par de historietas cortas dibujadas por mí, que fueron las que vieron nacer al gato detective. Juanjo quedó encantado con las posibilidades que el personaje y su universo podían ofrecer gráficamente y así que decidimos iniciar un proyecto mucho más ambicioso: una serie de álbumes para el mercado francés. Tras años de ardua tarea, ya que nuestros trabajos nos impedían dedicarle apenas tiempo al proyecto, logramos terminar un primer dossier que fue enviado a las principales editoriales francesas, cuya respuesta inicial fue en general muy satisfactoria. El resto de la historia es la ya conocida: firmamos con Dargaud y conseguimos colarnos por la puerta grande en el mercado francés.

5. ¿Eras consciente de la calidad que tenía (y sigue teniendo) el producto desde sus primeros pasos?

Nunca me lo he planteado en esos términos. En realidad, como en cada cosa que haces, intentas ponerle todo el cariño y la mayor de tus atenciones para que salga lo mejor posible. Sí que es cierto que al ser nuestro primer tebeo, echamos el resto con la inconsciencia y energía propias de la juventud.

6. ¿Cómo viviste la aventura de los Eisner? ¿Te ha cambiado en algo la vida?

Pues sí y no. Los premios en realidad son como un ladrillo en una casa. Cada uno es importante, porque contribuye a construir el edificio. Pero en sí mismos, no son más que un humilde trozo de barro horneado.

7. ¿Podemos tener la tranquilidad de que nos queda Blacksad para rato o lo veis como un proyecto con fecha de caducidad?

Hay Blacksad para rato, porque aún nos quedan muchas cosas que contar del personaje y porque seguimos disfrutando con él como desde el primer día. Nuestro único problema suele ser encontrar la manera de compatibilizarlo con otros proyectos. Pero aún así, siempre hemos conseguido hacerlo.

diazcanales038. En 2010 publicas para Glénat Los Patricios, con Gabor. ¿Cómo ese cambio de registro tan radical hacia el humor? ¿Te sientes más cómodo en algún género concreto?

Gabor y yo trabajábamos juntos en Tridente. Echamos horas y horas de tablero, codo con codo, compartiendo muchas risas. En un momento dado decidimos hacer algo juntos y así nació “Los Patricios”, una serie de humor. Salieron dos tomos en Francia publicados por Glénat, pero no acabó de funcionar. Es muy difícil hacer humor en una cultura que no es la tuya aunque sea tan cercana como la francesa. Es evidente que tenemos muchas cosas en común con nuestros vecinos, pero su humor es muy distinto al nuestro. El caso es que la serie no fue a más y surgieron otros proyectos diferentes. Gabor comenzó a hacer “Isabellae” con guiones de Raule y la serie les va de lujo, cosa que me alegra infinito. Gabor es un gran dibujante, muy versátil y creo que su estilo de dibujo se adapta de maravilla al cómic fantástico e histórico.

9. Al año siguiente, vuelves a Dargaud para publicar Fraternity junto a Munuera, una historia inspirada en el proyecto de Robert Owen en New Harmony de crear una comunidad igualitaria, que sirva para explorar las relaciones humanas y a profundizar en la verdadera naturaleza humana. Cuéntanos más de esta obra, ¿qué querías contar con esta historia?

Munera y yo, que somos amigos ya desde hace algunos años, teníamos muchas ganas de trabajar juntos en algún proyecto. Así que cuando me propuso trabajar en una historia de corte histórico en la que hubiera un elemento fantástico, me puse manos a la obra. Durante el proceso de documentación descubrí la historia de la comunidad utópica de New Harmony, creada en el estado de Indiana a mediados del siglo XIX. Inmediatamente, tuve la sensación de que teníamos un buen material para empezar. Casi siempre sigo el mismo proceso, coger diferentes elementos, sucesos o personajes que me resultan sugerentes y tratar de componer después una narración interesante que cuente algo y que emocione al lector. No siempre es fácil pero en este caso tenía muchos ases, como el ambiente opresivo de una comunidad socialista utópica a punto de hundirse, la guerra de secesión americana, un niño salvaje encontrado en el interior del bosque, unos soldados negros desertores y el enorme talento narrador y plástico de Munuera a los lápices y Sedyas al color.

diazcanales0410. Lo último, y más sonado, es la vuelta al mercado de un personaje tan emblemático como Corto Maltés, junto a Rubén Pellejero. ¿Cómo recibes la oferta de hacerte cargo? ¿Te dio vértigo?

Por azar ya que Patrizia Zanotti, la gestora de los derechos de Pratt fue la primera editora de Blacksad en Italia. Así que hace ya años que coincidimos en el Festival de Lucca, donde Corto Maltés es un tema recurrente en todas las conversaciones, ya que forma parte de la mitología del festival. Cuando Patrizia, que conocía y apreciaba mi trabajo pensó que había llegado el momento de retomar el personaje, me propuso escribir el guión. Más que vértigo, me dio una alegría indescriptible mezclada con grandes dosis de responsabilidad.

11. ¿Has sido fan del personaje o para ti es “un proyecto más”?

Soy un gran admirador de la obra de Pratt desde que descubrí las historias de Corto Maltés en las antiguas revistas Totem de mi hermano Rafa. Para mí supuso el descubrimiento del cómic adulto y por extensión de las posibilidades de este maravilloso medio artístico y de comunicación que es el tebeo. Así que puedes imaginarte que a nivel afectivo, para mí ha sido una experiencia inigualable.

diazcanales0512. ¿Qué puedes avanzarnos de “Como viaja el agua” tu primera obra en solitario haciéndote cargo del dibujo además del guión? ¿Qué supone para ti hacer frente a un proyecto como este?

“Como viaja el agua” es una novela gráfica que mezcla lo cotidiano, con un cierto toque de policíaco e incluso fantástico y que se desarrolla en el Madrid actual. Como hago habitualmente, he utilizado el cómic para reflexionar en voz alta sobre temas que me preocupan o interesan. En este caso a través de tres generaciones de hombres, que a pesar de ser de la misma familia, enfrentan la vida y la muerte de maneras muy diferentes. Es indudable que hasta ahora es mi obra más personal y que como puedes imaginar, ha supuesto un reto enorme al enfrentarme por primera vez a un cómic en solitario. En cualquier caso, estoy muy satisfecho del resultado y ya tengo muchas ganas de compartirlo con los lectores.

13. Por último, aparte de “Como viaja el agua”, ¿cuáles son tus planes de futuro? ¿Más Corto? ¿Blacksad? ¿Algún proyecto nuevo?

¡Tú lo has dicho! : Más Corto, más Blacksad y otros proyectos, como por ejemplo, dos álbumes escritos a 4 manos junto a Teresa Valero y que serán dibujados por el talentoso autor italiano Antonio Lapone.

Pues no sé vosotros, pero yo estoy deseando leer Como viaja el agua y las siguientes propuestas de uno de los autores más interesantes que hay en nuestro país. ¡Allí estaremos los lectores!

11 enero 2016

ENTREVISTA A YANICK PAQUETTE EN EXPOCOMIC 2015



Os traemos hoy la transcripción de la entrevista a Yanick Paquette que pudimos llevar a cabo en el pasado Expocomic 2015 y que tal vez hayáis escuchado ya en el podcast. Para los que queráis echar un vistazo rápido a lo que nos dijo el autor, aquí la tenéis íntegra... y sin doblar. :)

Entre sus primeros trabajos se encuentran las adaptaciones de series de TV Space above and beyond y Xena Warror princess Year One, ambas para Topps, y nada menos que junto a Roy Thomas. ¿Cómo recuerda debutar con una leyenda como él?

Bueno, sé que debería decir que trabajar con Roy para mí era algo así como “el camino a Marvel” pero, echando la vista atrás, no sé, había leído algunos cómics europeos, soy francocanadiense, y bueno, conocía a Batman, pero no era un “experto” en el sentido estricto. Por entonces, Roy era un gran autor, un tipo excelente pero para mí era algo grande porque era mi primer cómic y para él, realmente… no era tan importante (risas), pero me mandaba los guiones, a veces no funcionaban del todo, pero acabamos arreglándonos bien. Comencé trabajando con adaptaciones porque era la época en la que Jeff Matsuda o Joe Matt eran lo más y Topps tenía dificultades para contratar a nuevos jóvenes “baratos” como yo para trabajar en franquicias porque todos los demás querían dibujar con su propio estilo, y yo era más un poco como “bueno, puedo hacer que se parezcan a los actores” y así fue como me colé en la industria… porque podía hacer cosas que los demás no.

Poco después da el salto a DC y a la JLA, con un par de historias y un par de arcos en WW con Eric Luke, ¿cómo entra en DC? ¿Cómo fueron sus inicios en el superheróico? 

Bueno, el caso es que en aquella época se trabajaba mucho con correo, y lo que hacía era que le mandaba unas 5 páginas de mi trabajo a todo el mundo. Cuando empecé a trabajar en el cómic, cuando empecé con Topps y luego para otras compañías, lo que hacía era que le mostraba copias de esos cómics a los editores. Cuando empiezas a hacer eso, comienzas a ganar en credibilidad porque ya no es “bueno, dibujas bien”, sino que demostraba que podía afrontar un proyecto de principio a fin, hay gente más “endeble” que no podían mantener el ritmo. Y al año o así, me probaron con un pequeño proyecto en JLA. Recuerdo estar muy nervioso al principio porque cuando DC te mandaba el papel venía en un paquete con el copyright en el logo, DC por todos sitios… y era como “¡Oh, Dios mío! ¡Estoy trabajando en un cómic de DC!” (risas). Mi primera página se hizo con muchos nervios, pero al cabo de unas cuantas páginas de los dos números todo empezó a ir bien, y estaban mejor dibujadas. Aunque, debo decir que en el trabajo que hice con Eric todavía estaba aprendiendo a hacer cosas sencillas, estaba aprendiendo mi oficio delante de todo el mundo, así que echo la vista atrás y miro esos cómics y digo… “mmm… valeeee” (risas). Me estaban pagando por aprender.

Su primer trabajo continuado sería Terra Obscura. ¿Cómo es trabajar con Alan Moore? Entrevistando a Gene Ha me lo definió como “siempre amistoso, sin dejar de ser pretencioso” y “una de las personas más inteligentes que he conocido”. ¿Cuál fue su experiencia? ¿O trató solo con Peter Hogan?

Mira, tenía la impresión de que los otros autores en ABC no trabajan directamente con Alan. En mi caso, los guiones eran de Alan y Peter Hogan, y Peter vivía cerca de donde vivía Alan… y tenía ordenador, cosa que Alan no (risas), y eso era fantaaaastico, porque podía mandarle emails, cosas que a Alan no podía. Y Peter me dijo “mira, si quieres hablar con Alan es un tipo muy accesible a cualquier pregunta que tengas pero… tienes que mandarle un fax antes”, el fax no es como los ordenadores, que van por una línea aparte. Y en esa época no había fax con conexiones dobles, así que le mandabas un fax, conectaba el teléfono y ya podías hablar. Yo aprendí a hablar inglés con veinte años, y en aquel tiempo, no es que estuviera incómodo, pero me sentía algo inseguro por mis habilidades y todo el mundo me decía “cuando hables con Alan, no vas a entender ni una palabra” (risas) y he visto algunos vídeos y… bueno, no era para tanto, pero todos insistían en meterme el miedo, pero no llegamos a hablar así que una lástima. Pero en un par de ocasiones, a través de mi editor nos comunicábamos, y sabía lo que opinaba de mi trabajo.

Lo siguiente que hizo fue Bulleteer con Grant Morrison. Ha lo definió como un “fantasma de internet, con el que no llegó a hablar nunca”, ¿tuvo usted más suerte?

Sí, he coincidido con él una vez. He trabajado con él en Bulleteer y después he hecho también El regreso de Bruce Wayne y Batman Inc., y estoy trabajando en otro proyecto con él, y sí he hablado con él durante unos… 10 segundos (risas) en San Diego, y fue algo así como “Hey. Hey” (saludando). Pero así es Grant, es su manera de ser. Cuando hice Bulleteer fue justo después de Alan, con el que no tenías que hablar, sus guiones eran superdetallados, completamente meticulosas, en algunas ocasiones hipermeticulosas, y de algún modo me acostumbré a esto, porque fueron dos años de mi vida en Terra Obscura. Y de ahí cambio a Grant, que tiene un estilo de guión, por decirlo de algún modo “abstracto”, sin diálogos, con una descripción muy insustancial de lo que está pasando, se convierte en un salto de fe, haces algo esperando que se parezca a lo que él tenía en mente. Estaba muy nervioso, probando cosas, y cada decisión extraña que tomaba para resolver un problema, las aceptaba y luego hacía los diálogos basado en lo que había dibujado, recreando en alguna ocasión la historia por completo, que no es lo que esperaba yo para nada. Pero ese es su poder mutante, esa es mi descripción, me gusta lo de fantasma de internet, pero es una máquina de reconocimiento de un patrón: Mira un lío absoluto  le da sentido. Si miras lo que hizo en Batman, con toda esa variación de su continuidad y acaba dándole mucho sentido a todo. O en Multiverso, que tiene hasta un mapa hecho, como un círculo, lleno de otros círculos, todo muy simétrico y lo miras y dices “es que no puede ser de otra manera, tiene que ser supersimétrico y equilibrado”, pero eso es una ilusión porque DC lo ha creado sin ningún plan, pero Grant lo mira y lo ve, como si fuera una bola de espagueti… y ve una cara en ello, que nadie más ve. Y eso es lo que me pasa cuando recibo un guión suyo, sé que voy a encontrarme con un material inesperado que seguro contiene algo.

Su trabajo en La cosa del pantano recibió una gran acogida de crítica y público. ¿Cómo vivió el gran cambió que experimentó DC en aquella época? ¿se sintió parte del cambio o fue “un trabajo más”?

Estábamos haciendo algo completamente diferente. Para Scott (Snyder) y para mí, La cosa del pantano no era ni siquiera un cómic de superhéroes, era una obra poética, con su propio subgénero, y si pones en contacto a La cosa del pantano con el resto de superhéroes, pierdes un montón porque La cosa del pantano necesita SU mundo, La cosa del pantano poética no puede aparecer, y así hicimos que en el primer arco apenas interactuase con el resto del nUDC, y en el segundo arco, nos pidieron “jugar” más con el resto del nUDC, estableciendo siempre ese muro, pero que La cosa del pantano es parte del UDC. Lo único que se nos ocurrió es convertir toda esa parte del UDC, todos esos personajes en monstruos, y así podría interactuar con ellos porque serían parte de ese mundo extraño que estábamos construyendo. Siempre es un reto con un universo completamente nuevo, y cada personaje debe encontrar su propio sitio. Para mí, el verdadero atractivo de este personaje es el mundo en el que vive. Sherlock Holmes como personaje está muy bien, pero lo es mucho más cuando está en Inglaterra, en su época. Puedes hacer que Sherlock Holmes se una a la JLA, pero ¿es realmente Sherlock Holmes? No realmente, el personaje es un avatar de un mundo, de un tipo de ficción o de la manera en que cuentas una historia. Y La cosa del pantano, si la sacas de su mundo y la pones en un mundo compartido como el UDC, estás frenando creaciones originales. Al menos ese es mi punto de vista.

¿Cuáles son sus planes inmediatos de futuro?


No lo sé, estoy muy apegado a DC, estoy haciendo ahora mismo una historia de Batman para echar una mano a la agenda de Greg (Capullo) con Scott (Snyder), pero reconozco que me tiran mucho las independientes, estoy obsesionado con Image. No tengo planes ninguno aún, pero es un buen momento ahora mismo, porque cuando hablaba de universos llenos de originalidad que intentan evitar la originalidad, que sería compatible… ¡es muy molesto! Image es el sitio si quieres experimentar. No entiendo por qué el cómic como medio tiene que agarrarse a un solo género de ficción con supertipos en spandex, es estúpido. Hay otras cosas. Y parece que eso no tiene lugar en DC o Marvel, así que tal vez sea el momento de moverse…



08 enero 2016

EPISODIO 77: EXPOCOMIC. ENTREVISTAS AZZARELLO/PAQUETTE. REPASO A 2015

Programa 77 que incluye una charla en la que hablamos de los siguientes temas...

1) Crónica de Expocomic 2015. Incluye entrevistas a Brian Azzarello y Yanick Paquette en versión doblada al castellano. Esperamos que seáis benévolos. Hemos intentado hacerlo lo mejor que hemos podido, pero sed comprensivos con la dificultad de doblar un trabajo así.

2) Repaso a 2015. Lo más destacable de 2015: Cómics, series TV, mundo editorial...

¡Esperamos que lo disfrutéis!

07 enero 2016

ENTREVISTA A BRIAN AZZARELLO EXPOCOMIC 2015


Buenas a todos. Comenzamos con las transcripciones de las entrevistas que pudimos realizar en Expocomic 2015. Y empezamos con Brian Azzarello, autor conocido por obras como 100 balas, Joker, o su reciente etapa en Wonder Woman. Como podréis comprobar, fue una entrevista en la que puedo decir orgulloso, que el autor estuvo cómodo y pasamos un rato bastante agradable y echamos unas cuantas risas. Un verdadero placer y muy interesante lo que nos contó. Esta es la transcripción íntegra:

Pregunta: El primer acercamiento al mundo del cómic fue como editor del intento de relanzamiento de Andrew Rev con Cómico comics. ¿Cómo fue esa experiencia? 

Respuesta: No, no lo fue. ¡No os creáis todo lo que leéis en la Wikipedia!

P: Bueno, reconozco que lo he leído en Wikipedia, pero he ido a comprobarlo a otras fuentes, creo que fue Comicvine…

R: Que lo copiaron de Wikipedia…

P: (Risas) Bueno, pues cuéntenos de primera mano: ¿cómo fueron esos inicios?

R: Trabajé para ellos, pero fue como… trabajar para un chimpancé, no fue una buena idea. Ese tipo estaba loco. Hice todo lo que pude para que aquel barco fuera recto, pero… es curioso, porque hubo mucha gente, gente que había trabajado ahí, que no trabajara para él, porque estaba trabajando en publicidad, haciendo cosas por libre, y necesitaban un anuncio para un trabajo de James O’Barr, me llegó y acepté hacerlo. Y lo hice, y ese fue mi primer trabajo.

P: ¿Y cuánto estuviste con ellos?

R: Demasiado… (risas) No estoy seguro de cuánto exactamente, es como una niebla. Estábamos constantemente discutiendo, nada de lo que hacía era bueno… Y luego me fui, ni siquiera dimití, me fui, y nunca volví.

P: Bueno, a ver si borramos eso entonces de Wikipedia…

R: Sí, es que fue de llegar un día y pensar “¿qué estoy haciendo aquí? Irme, y no volver.

P: Su primer comic fue Ares para Weird Tales en 1997 y poco después la miniserie Johnny Double, donde trabaja con Eduardo Risso, con quien acabaría creando 100 balas. ¿Cómo surge 100 balas y qué relación o qué parte de culpa tiene Johnny Double?

R: Bueno, empezó por… Axel estuvo detrás de todo. Axel Alonso, que era el editor de Vertigo en aquella época. Incluso las historias en solitario que he hecho, las he hecho siempre con Axel Alonso. Me encargó Johnny Double… (Piensa) Bueno, en realidad estaba desarrollando Blanco Humano como una serie y quería que yo me encargara, me dijo “probablemente vas a conseguir el trabajo”, pero querían desarrollar otro personaje, Johnny Double. Finalmente no conseguí Blanco Humano, pero sí conseguí Johnny Double, que me apetecía incluso más que Blanco Humano. Cuando empecé Johnny Double, empecé a rondar la idea de 100 balas, y se la conté y le encantó la idea, pero dijo “vamos a concentrarnos primero en esta como una miniserie de 4 números antes de intentar una serie de 100 números”. Así que considero Johnny Double una especie de audición para Eduardo y para mí, en plan “saben plantear los conflictos, funciona la narrativa… han aprobado”.

P: La siguiente pregunta me la ha contestado parcialmente, era si 100 balas estaba concebida desde el principio como una serie de 100 números o es algo que surgió una vez comenzada...

R: Cuando salió no me atrevería a pensar que fuéramos a durar 100 números pero nunca estuvo concebida como una serie corta, siempre se pensó en ella como algo largo, aunque no imagináramos que llegaríamos tan lejos. Nuestro primer contrato fue para 12 números, es lo que nos ofrecieron, aceptamos…

P: Funcionó…

R: Sí, y nos pidieron de antemano que, si no funcionaba… Es que era algo muy novedoso, no había nada similar en el mercado en aquella época, estaban preocupados… Era la primera serie basada en la realidad que hizo Vertigo, todo lo demás había sido fantasía oscura, ciencia ficción… Y nos dijeron “mira, si no funciona, ¿podéis arreglarlo para cerrarla en 10 números?”. Y dijimos que por supuesto lo haríamos. Pero era mentira, mentí como…

P: (Risas) Pero funcionó…

R: Sí, menos mal… (risas)

P: Pasamos a Hellblazer. Su etapa de casi 30 números supuso la primera escrita por un no-inglés en 150 números y en cierto modo dividió a los fans por…

R: TODO lo que hago divide a los fans. Por si no te habías dado cuenta hasta ahora. No hay nada que haya hecho que…

P: Bueno, yo creo que Wonder Woman…

R: … dividió a los fans.

P: ¿En serio?

R: Oh, sí.

P: Bueno, no sé…

R: Yo divido fans (risas).

P: En cualquier caso, los fans alegan que sacó al personaje de su entorno habitual. Yo veo precisamente lo contrario, una vuelta a los orígenes del personaje…

R: Lo hice, sé que lo hice.

P: …viajando por la américa profunda con en La cosa del pantano. ¿No era esa la intención o voy desencaminado?

R: No, en realidad esa historia estaba concebida para… De nuevo, Axel me llamó. Axel y yo habíamos hablado muchas veces de Hellblazer aunque nunca se habló de que yo la escribiera. Sabía que siempre la habían escrito guionistas ingleses porque era, por decirlo de algún modo “su personaje”, saben darle su toque. Yo nunca estuve de acuerdo con eso, pero lo aceptaba. Pienso que un buen guionista puede escribir a cualquier personaje. El caso es que me llamó y me dijo “escucha, Warren Ellis ha dejado Hellblazer, lo acaba de dejar hoy mismo”. Le contesté “vaya, ¿y qué vais a hacer?” y él respondió “te la voy a ofrecer a ti”. Fue como… “¡¿Qué?! Pensé que solo queríais escritores ingleses”, pero él dijo “no, quiero que lo hagas tú, siempre que tú quieras, claro”. En ese momento, la serie estaba muy centrada en Londres, y yo conozco muy poco de Londres, así que me dijo “creo que deberías hacerlo viajar por el mundo, en plan que cada número esté ambientado en un sitio diferente”. Me pareció bien, le dije que me dejara pensarlo pero me dijo “no tienes tiempo para pensarlo, necesito la respuesta mañana, necesito un guionista para el número del mes que viene”. Así pensando en ello recapacité que hacerlo viajar por todo el mundo necesita muchísimo trabajo de documentación, que requiere mucho tiempo, no estaba seguro si era lo que quería hacer… y pensé, “no, mejor déjalo en un solo sitio: encarcélalo”. Madurando luego la idea pensé que funcionaba muuuuy bien con el personaje y que además sería el trampolín para el viaje por América, y ese viaje pretendía ser como esas películas Exploitation de los 60, sangrientas, con tipos locos, conduciendo por largas carreteras… fue divertido hacerlo.

P: Bueno, nos estamos quedando sin tiempo así que voy a saltar algunas preguntas…

R: Eres el último, no tengo prisa.

P: Bueno, eso es fantástico, por mí encantado.

R: Si quieres, podemos estar 15 minutos más…

P: ¡Perfecto! Pasemos pues a DC, repasaremos las obras con más impacto de su carrera. Empezamos con Para el mañana, una obra que explora la naturaleza y la humanidad de Superman…

R: ¿Ves? Esa es muy divisora…

P: Sí… y mucho.

R: (Ríe)

P: Pero, ¿no puede tener parte de culpa Jim Lee?

R: Yo no culpo a Jim Lee de nada… ¡Es mi jefe! (Risas)

P: Bueno, pues una serie en la que veo mucho cariño al personaje. ¿Es así? ¿Cuáles son sus historias/etapas favoritas?

R: ¿Mi historia favorita de Superman? Dark Knight Returns… (Risas)

P: Pero, ¿le gustaba el personaje de antes, era seguidor del personaje? Tal vez sea una impresión mía, pero tal como ha tratado al personaje me dio la impresión de ver cariño hacia él.

R: Bueno, en realidad, cuando escribes una historia con este tipo de personajes debes ser muy respetuoso con ellos. Una ventaja que creo que tengo es que la mayoría de personajes sobre los que escribo, no soy muy fan de ellos, pero los respeto. Es como ¿adónde puedes llevar este personaje que no haya estado antes? Eso es otra cosa: No me gusta contar historias que ya hayan contado otros. Id a leer esas historias que ya se han escrito, si os gustaron. Probemos cosas nuevas. De ahí viene esa división de los fans de la que hemos estado hablando. Pero en esta historia, me planteé “tengo un alienígena, vamos  a mostrarlo como un alienígena, pero después vamos a profundizar en lo que lo hace humano, qué lo lleva a ello”. Me encantó trabajar en esa historia...¡ y durante todo un año!

P: También son muy conocidas las dos miniseries centradas en los dos grandes némesis de Superman y Batman, Lex Luthor, Man of Steel y Joker, ambas con Lee Bermejo. ¿Cuál fue el reto ante estas series protagonizadas por un villano?

R: Escribir una historia con Lex Luthor no supuso ningún reto. Es muy fácil. Fue como escribir mi diario, estoy de acuerdo en todo lo que él dice. (Risas)

P: Es el héroe, ¿no? (risas)

R: Exacto. Joker llegó… Tuvo un origen algo diferente. Cuando estábamos acabando Lex, Lee y yo ya habíamos tenido bastante el uno del otro y dijimos “¿por qué no nos hacemos amigos y dejamos de trabajar juntos?”. En ese punto estábamos cuando un día en San Diego, en una comida con Dan (Didio) me dijo “nos encantó Lex Luthor pero se nos quedó corto, queremos que hagáis lo mismo pero con todos los personajes, con todos los villanos.” Y dije “¿qué villanos?” Puedo llegar a entender que quieran una del Joker pero, ¿a quién más? Y me dice “Cheetah”. ¡¿Cheetah?! No, gracias. Esa noche cené con Lee y su esposa Sarah y se lo conté. Decía “¿qué voy a hacer con Sinestro? Yo no sé casi nada de Sinestro”. Ni yo tampoco. Sin embargo, salió el Joker y para el final de la cena ya teníamos la historia. Pero dijimos “¿deberíamos hacerlo? ¿volver a trabajar juntos?”. Su mujer dijo “oooh, siempre vais a trabajar juntos”. Así es, ahora mismo tenemos otra cosa. Pero en aquel momento, Joker era extremadamente popular, aparecía en muchas series, y en todas aparecía como el anti-héroe. Y ese no era el personaje en el que estaba trabajando, ese personaje tenía que ser… si no te atemoriza ese personaje, no resulta poderoso, y es lo que pretendí hacer. Mientras Luthor cuenta la historia desde su punto de vista, como si estuvieras en su cabeza, no creo que contar la historia desde la cabeza del Joker fuera una buena idea porque si le das voz a los pensamientos de un loco, lo estás haciendo un poco cuerdo, así que es más efectivo contar la historia desde el punto de vista de alguien seducido por esa libertad de la locura, que es lo que le ocurría a Johnny, y por eso quise esa aproximación al personaje. Y a juzgar por la respuesta de algunas personas, resultó efectivo, al final de esa historia era un personaje aterrador.

P: ¿Qué pensó cuando vio el Joker de Nolan, tan parecido a los diseños de Bermejo en ambas series?

R: Sabíamos que iba a pasar. ¿Qué le vamos a hacer? (risas) Si es que estamos jugando con sus juguetes… (más risas)

P: Su última gran etapa ha sido con Wonder Woman junto a Cliff Chiang, una serie que para muchos (entre los que me incluyo) es de lo mejor del nUDC. Un planteamiento personal y original, aunque respetuoso con las bases del personaje. ¿Considera su etapa completa? ¿Está contento con el resultado global o le hubiera gustado contar otras cosas?

R: Tal vez vuelva en algún momento, no a corto plazo, pasé tres años…

P: Sí, 31-32 números.

R: Exacto, y planteamos y contamos todo lo que queríamos contar, para lo que nos contrataron originalmente. Cuando hablamos con los editores de DC, dijeron “queremos tres años: esto va el primer año, esto en el segundo y esto en el tercero. Y al final del tercer año tienes que tener una protagonista y un serie de personajes con los que puedas hacer cualquier cosa.” Debía ser una nueva perspectiva, para todo un nuevo Universo DC, y debía tener dioses. No es culpa mía, ellos me pasaron la pelota… Yo solo la mantuve en juego. Y con esto no me refiero al equipo actual de Wonder Woman, a mí me dijeron “estos son dioses, úsalos en tus diferentes historias” eso es lo que me pidieron. “Si quieres que alguno de ellos sea el villano, muy bien, úsalos”.

P: Sin que salga de aquí, creo que la época buena de Wonder Woman acabó con su etapa… Es una opinión personal. Para acabar ya, ¿qué retos se plantea con el esperado DKIII? ¿Cómo espera que reciban la obra?

R: Espero que vuelva a haber división de opiniones nuevamente. Cuando salió el primer número parecía que a todo el mundo le había gustado, y pensaba “¿qué hemos hecho mal?”, porque hablando con Frank y viendo adónde queremos llevarlo, recordamos la primera parte, y esto es algo que no todo el mundo recuerda, la original, empezó vendiéndose bien pero los fans estaban furiosos, era un Batman oscuro y violento que no era el Batman que la gente conocía. Cuando salió la secuela, hubo un cambio radical en el aspecto…

P: Muy colorido.

R: Sí, y en la aproximación al personaje. Y otra vez hubo ruido. Así que lo hablamos y Frank decía “quiero cabrearlos, quiero hacer algo que no esperen”. Yo le contestaba “Frank, vamos a darles algo que nadie espera”.

P: ¿Algún consejo para los guionistas noveles? No es fácil para un guionista abrirse paso...

R: En este momento para nadie. Si solo quieres escribir cómics, nunca vas a escribir cómics, eso por un lado. Tienes que escribir todos los días, que te conozca algún editor, entender que eso lleva tiempo. Ahora mismo con internet, la auto-publicación es más fácil que nunca, acude a webs de artistas y ponte en contacto con ellos para intentar publicar algo porque siempre es más fácil pedir una oportunidad llevando algo que ya has publicado en lugar de un guión. Es totalmente diferente a cuando yo empecé, es duro. No era fácil por entonces pero ahora…

P: Y para un guionista más difícil aún, creo, si eres buen dibujante puedes mostrárselo a un editor y si estás en el sitio y momento justo…

R: Sí, pero incluso así. Puedes ser bueno dibujando, puedes enseñárselo a un editor y que le guste pero… si no eres capaz de sacar una página al día no vas a volver a trabajar. Por eso preguntan tanto cuando ven muestras que cuánto han tardado porque si les dicen que una semana… no van a conseguir el trabajo.

P: Pues eso es todo, muchísimas gracias por su tiempo.



 La entrevista intentaremos doblarla como las del año pasado y subirlas al podcast para que podáis oírlas. La siguiente, de Yannick Paquette, la tenemos transcrita y traducida a falta de un par de flecos y de que desde la organización de Expocomic nos pasen unas fotos que quedaron pendientes para añadirlas al post. ¡Pronto!