11 septiembre 2006

ELIGE TU PROPIA AVENTURA: CAPITULO 2, CAMINO AL DESASTRE.

Pensé que lo mejor sería huir de allí lo más lejos posible. Tal vez podría ir a un Seven Eleven a supervelocidad y comprar unos tampones. Ya les explicaría a los demás que tuve una emergencia con algún villano del tres al cuarto para justificarme. Eso sí, la experiencia me ha enseñado que incluso si sales por una chimenea llena de suciedad y bichos de todo tipo, la probabilidad de encontrarte con otro super héroe es altísima, así que planeé una coartada por si se producía tal encuentro. Reconozco que me dio mucho asco, pero en aquel momento, pensé que lo mejor sería untar mi discreto traje blanco con más sangre, por todo el cuerpo, así tendría la excusa de que me habían atacado. Así lo hice. No se lo recomiendo a nadie. Es muy asqueroso.
Ahora sólo tenía que elegir mi vía de huida. En la puerta de la sala, había más compañeros, por lo que no parecía una buena opción. La única salida que me quedaba era la ventana. Estábamos en una zona muy alta, pero para algo puedo volar, así que no me lo pensé dos veces. Abrí la ventana y salté al vacío. A pesar de mi invulnerabilidad, el golpe que me di en la cabeza me dolió bastante. ¿A quién se le ocurre poner una plancha de adamantium en la ventana de una sala del edificio de las Naciones Unidas?

- ¿Kara? ¿Qué...? – dijo Superman.
Efectivamente, no era una plancha de adamantium, sino mi primo Kal. Sí, ya sé, que he cambiado de origen tropecientas veces y que en unas soy familia y en otras no de Superman, pero yo siempre lo consideraré mi primo.
- Estooo... ¡tengo una emergencia, ahora vuelvo!
Superman me agarró del brazo mientras intentaba limpiarse con extrañeza las manchas de sangre que le había dejado tras el choque.
- ¿Estás herida? ¿Qué pasa? Venga, vamos para adentro...
- No, Kal, tengo que...
- Anda, entra y no me lleves la contraria.

¿Qué había dicho? El edificio de las Naciones Unidas es enorme. Las probabilidades de encontrarte con alguien allí eran de una entre diez mil, pero las probabilidades de chocarte con alguien en una ventana de las plantas superiores era de una entre diez millones. ¿Por qué cuando juego a la Loto no me pasan estas cosas?
Me acompañó dentro y comprobó que no tuviera ninguna herida. Ahora me daba cuenta de que no me había parado a pensar demasiado mi supuesta coartada. Si soy invulnerable, verme cubierta de sangre sólo puede significar dos cosas: O Doomsday ha vuelto a ver qué tal nos va o he reventado a algún villano haciendo caso omiso del código de honor del super héroe. Superman me dejó sentada y me miró. A cualquier otro le hubiera dicho “¿qué estás, haciéndome una radiografía?”, pero en su caso, sabía que así era, comprobaba que no tuviera ninguna lesión interna.

- Espera aquí un momento... – dijo.

Salió de la sala dejando la puerta entreabierta. Ahí fue cuando comenzó realmente mi problema. Con la suma de los nervios, el ejercicio, el choque,... parece que desencadené algo en mi organismo que provocó que toda la sangre de mi útero kriptoniano decidiera salir de golpe. En una persona normal es un fluir lentamente hasta fuera, pero a mí se me había roto una cañería, porque aquello empezó a chorrear con fuerza y empecé a mancharlo todo. Escuchaba a Kal pedir ayuda a los compañeros, y sabía que tenía que actuar pronto. Me quité el traje y usé mi capa como una toga para cubrir mi cuerpo. Intenté usar el traje de tampón, pero lo expulsé. Cogí una jarra de agua que había en la mesa e intenté taponarlo, pero tampoco. Dejé la jarra en la mesa y entraron dos ex-compañeros míos: Ralph Dibny y Ray Palmer. Dos personas unidas por la tragedia. La esposa de Ray había asesinado a la de Ralph, aunque eso ahora poco importaba. Lo que vieron mis compañeros fue a una ex-compañera desnuda, cubierta con una capa y con una jarra de líquido rojo en la mano.
- Aquí estoy, tomando un zumo de tomate...
Cuando quise darme cuenta, la mano elástica de Ralph me había quitado la jarra de encima y estaba llevándosela a la boca. Ray miró entonces al suelo y vio el charco. Miró a Ralph y del shock empezó a menguar. Sé que es una locura, que yo no suelo hacer esas cosas, pero aprovechando que Ralph tenía la vista oculta por la jarra, agarré fuerte a Ray y me lo introduje en la vagina. Por un momento se cortó la hemorragia, pero el pobre de The Atom acabó disparado hasta el otro lado la habitación, quedando inconsciente. En ese momento Ralph Dibny escupió lo que se había metido en la boca. Antes de que pudiera darse cuenta de lo que pasaba, lo agarré de un brazo y lo usé a modo de compresa.
- Mmmm mmmm mmm.
Me asomé afuera de la habitación y miré por el pasillo. A un lado, mi primo estaba hablando con otros super héroes, pero al otro lado no había nada, sólo una puerta. Salí desnuda, con el hombre elástico a modo de pañal y mi capa como una toga romana. Entré rápidamente en la habitación sin haberme dado cuenta del cartel que había en la puerta. Era una pequeña sala a oscuras, con mucha gente sentada mirando a una pantalla en la que reproducían un documental que mostraba el importante papel de los camioneros en la sociedad. En ese momento, decidí aprovechar la oscuridad para salir por la puerta que estaba junto a la pantalla. Me acerqué lo más rápido que pude. Ralph se intentaba escapar. Sentía que el nudo que había hecho se aflojaba. El documental parecía estar llegando a su fin. Cuando casi llegué a la puerta, tropecé con un escalón. En ese momento se encendieron las luces. Con el traspié, casi pierdo el equilibrio, y me agarré a lo primero que pude. Por megafonía comenzaron a hablar.

- ¡Amigos camioneros, démosle el aplauso que se merece a nuestro compañero Hige!
Me había agarrado a un atril. Ralph consiguió desatarse, aunque al separarse de mí, arrastró mi capa con él. Cuando levanté la vista, me di cuenta de que estaba completamente desnuda, chorreando sangre, delante de una sala llena de camioneros...

¿Qué haríais vosotros en una situación así?

- Si pensáis que los camioneros van a abalanzarse sobre la tía-buena, elegid la opción 1.

- Si pensáis que los camioneros se van a levantar a ofrecerle una compresa, porque el cartel de la puerta indicaba que es una reunión de camioneras transexuales, elegid la opción 2.

- Si se os ocurre algo aún más caótico... hala, a ver cómo salimos de vuestras sugerencias...

Ala, hasta la semana que viene y traeros bolsas para vomitar jajaja

10 comentarios:

Apostrofis dijo...

¡JAJAJAJAJA! XDDDD

¡Veo que sois capaces de todo! ¡Qué historia más brutal! A ver quién es el guapo que continúa esto... :D

Talphin dijo...

Bwa-ha-ha-ha. ¡Queremos más retos!

HIge dijo...

Despues de haberme dejado sin palabras tratare de trazar mi maligno plan para ponerlo aun mas dificil...BUAHAHAHBAUHAHAHA.

P.D. Es demasiado bonito para ser verdad....snif snif

mushu dijo...

¿que tal Xena y Gabriel montadas encima de un dragón rojo adicto a la sangre de mujer?

Talphin dijo...

El amigo no es mamón ni ná...

Hige dijo...

Dios mio lo del dragon es increible, yo kiero k salga y k se llame Federico...es un nombre terrible k infunde terror nada mas decirlo, a mi me assutaria

El Tete dijo...

Lo de usar a Atom como tampax es genial!!

mushu dijo...

vale, como faltan sugerencias allá voy otra vez:

romance torrido sexual a tres bandas plastic man, gabriel y wonder woman.

Ea ahi queda eso

Talphin dijo...

Cabr... pero cállate, si ellos no sugieren cosas, déjalos, que luego es más difícil!!! Recuerdo que las sugerencias son hasta el viernes, las posteriores no se leeran (bueno, si son muy buenas, y las podemos meter a lo mejor hacemos la vista gorda, pero daos prisa, leches)

Hige dijo...

Lo de la opcion uno es lo mas logico, k os parece Bruce Lee con un mal dia, enamorao de power girl mientras veintemil camioneros se ponen salidorris...jeje
Tb podian dedicarse a invadir los decepticons en ese mismo momento, y k este todos los autobots de vacaciones pasando al itv intergalactica...y no me obligeis a mentar a las tortugas nija...k ya va bueno ya...nada k os vaya bien y no se os derritan neuronas, bueno las pocas k os kedan....