13 noviembre 2006

ELIGE TU PROPIA AVENTURA: CAPITULO 11, FIN DEL PARTIDO

Los cinco villanos salieron del portal y se acercaron al campo de juego. Batman se puso en posición defensiva, pero su homólogo de Tierra-2, Owman, le dijo con una risilla despectiva:

- No te preocupes, hermanito, venimos a salvarte tu amplio culo, no a pateartelo.
Wonder Woman, Neo y Batman, los únicos supervivientes del partido, dudaron por un minuto, pero una rápida mirada hacia atrás les hizo comprender que estaban siendo vapuleados, y que no tenían más remedio que aceptar o perderían el partido.
- Está bien, pero no quiero que os cebéis con la violen... – comenzó a decir Bats.
- ¡Venga, chicos, a por ellos!
El Sindicato del Crimen salió al campo de juego con las ideas muy claras. Superwoman fue directo hacia Jax y le arrancó los brazos de cuajo. La sangre salía a borbotones, mezclada con aceite.
- Mirad, este es como vuestro Cyborg.—decía tan contenta mientras lo hacía.
Wonder Woman comprendió la única estrategia que tenían en mente sus versiones de la otra dimensión, así que fue a lo que le interesaba. Se acercó al balón y comenzó a acercarse a la portería que había tenido que ocupar Howard, el Pato. Inmediatamente sus rivales observaron que intentaba continuar el partido y pronto le salieron al paso.
La amazona esquivó con grandes reflejos el sombrero de Kung Lao, que le pasó rozando el hombro y que llegó a cortarle algunos pelos de su cabellera. Power Ring decidió usar su anillo para crear una versión verde de Kung Lao, sólo que no llevaba sombrero, y sí una guadaña. El luchador se quedó un poco asustado en un principio, cuando veía moverse esa guadaña de un lado para otro a una velocidad endiablada, pero luego se miró y vio que no tenía ningún corte. Aquella imagen debía ser sólo un holograma. Comenzó a reír, cuando vio que se escurría hacia abajo. Otro rápido vistazo le hizo comprender que los limpios cortes que tenía por todo el cuerpo le habían descuartizado y la fuerza de la gravedad comenzaba a hacer su trabajo. Siete pedazos de Kung Lao cayeron al suelo. Como la cabeza pesaba más, el sombrero tardó un poco más en caer, y comenzó a girar hasta que se clavó en la propia cabeza de su dueño.
Wonder Woman siguió con la pelota. Decidió pasársela a Batman, quien se había desmarcado de sus rivales. El Señor de la Noche se acercaba a la portería cuando comenzó a sentir una ráfaga fría a sus espaldas. Era Sub-Zero quien le estaba lanzando un hechizo congelador. Ultraman se interpuso en el camino y soportó la ventolera sin inmutarse.
- ¿Te gusta el frío, amiguito? Bueno, entonces no creo que esto te resulte agradable.
Usó su visión calorífica contra el ninja azul. Como un buen sádico, comenzó por las piernas, que se carbonizaron casi al instante. El hombrecillo gritaba como un animal, lo que, junto con el olor a carne quemada, comenzó a levantarle el estómago a Neo, quien había comenzado todo esto. Pero Ultraman no se conformó con las piernas. Siguió subiendo hasta el abdomen y las entrañas comenzaron a arder con el chisporroteo propio del contenido líquido de las vísceras que hervía.
Batman decidió que ya era momento de seguir su camino a la portería, pero entonces escuchó un grito que había escuchado sólo una vez antes:
- Coooooome oooover heeeeere.
Cuando esperaba el impacto del arpón de Scorpion, se dio la vuelta y comprobó que Johnny Quick había interceptado el proyectil y que comenzó a dar vueltas con él alrededor del lanzador. Estaba enrollando la cuerda alrededor del ninja amarillo y, cuando ya estaba completamente enrollado le lanzó la punta a su compañero Ultraman, quien tiró con todas sus fuerzas como si estuviera lanzando una peonza. El ninja comenzó a girar a supervelocidad. Johny Quick corrió hacia el cadáver de Kung Lao y cogió su sombrero. Se puso al lado de Scorpion y sostuvo el sombrero al borde de la peonza “humana”. Cuando por fin se detuvo, tenía cortes por todo el cuerpo, cayendo al suelo entre un charco de sangre.
Batman se acercó a la portería. Howard miraba a sus rivales y, antes de que pasara lo inevitable, se apartó de la portería. Batman se disponía a chutar cuando una masa de carne de unos doscientos kilos, dos metros de altura y cuatro brazos saltó a la portería. Era Goro, que hasta el momento se había encargado del marcardor, y que había decidido que ya era hora de formar parte activa del juego. Batman sabía que no tenía nada que hacer frente a aquella mole, pero antes de que pudiera hacer nada, un lazo resplandeciente le saltó al cuello a Goro. Era Wonder Woman, quien parecía que ya estaba cansada de tanto recambio. Cuando tenía bien agarrado por el cuello al gigante, voló rápido hacia el cielo, creando una horca improvisada.
- Diana...
- No te preocupes, Bats, le estoy cogiendo el truco a esto de romper cuellos...
Ante la portería vacía, Batman no tuvo más que empujar el balón hacia dentro. Habían ganado el partido. Sin pararse a celebrarlo, el Caballero Oscuro se dirigió a Neo:
- Sácanos de aquí. Ya.
El luchador de wrestling transmutó finalmente a la chica azul que habían vislumbrado al principio.
- Hola, me llamo Mística y como premio a vuestra victoria tenéis el premio de poder ir a otra dimensión que queráis. Vuestros compañeros volverán a la vida en unos minutos, pero que sepáis que podéis volver a vuestra dimensión en cuanto estéis listos.
Batman no se lo podía creer, pero pronto vio que a Zatanna se le cerraban todas las heridas que tenía y se le completaba el cuerpo que le faltaba. A Power Girl le crecían unos nuevos pechos. Por fin algo comenzaba a salir bien.
- Os hemos salvado el culo, Orejitas puntiagudas—dijo pomposo su homólogo, Owlman.
- Sí, os lo debemos. Cuando volvamos todos a nuestra dimensión...
- ¿Bromeas? Yo no me muevo de aquí ni de coña. ¡Esto es divertidiísimo!
Mística se unió al Sindicato y comenzaron a comentar lo divertido que era aquel juego de muerte y vuelta a la vida para jugar la revancha. La JLA, sin embargo, una vez recuperada decidió abrir un portal-trofeo hacia su mundo.
Salieron en un supermercado. Un chico miraba muy de cerca uno de esos libros de figuras en 3D, pero no parecía que consiguiera ver nada. Dos jóvenes con gabardina y gorra hacia atrás bailaban en la puerta. Uno, el rubio, era muy nervioso e inquieto, y no dejaba de hablar; pero el otro, más grande y moreno, se movía más discretamente y era especialmente Silencioso.
- Oye, Brodie, ¿has visto a ese tipo? – le decía un joven de allí a otro.
La JLA, desorientada aún por el salto interdimensional miró lo que señalaba el chico. Era un tipo que tenía múltiples copias de sí mismo desperdigadas por todo el supermercado.
- ¡Ya decía yo que esto no podía acabarse así como así!



Create polls and vote for free. dPolls.com

6 comentarios:

Yoh dijo...

Mira loca, éste tiene más imaginación que tu :p

X-art dijo...

Siiiiiiiii, sangreeeeeeeee, quiero mas sangreeeeeeeeee.
¿Y viajes en el tiempo? ¿Batman en comandando a los 4 fantasticos?
¿Zatanna como la capitana america dibujada por liedfeld o como se escriba?

Apostrofis dijo...

¡Oooh! ¡Un crossover en toda regla! :D Nada, nada, que hagan algo los héroes DC en la guerra civil y a otro universo, que la cosa mola.

PD: Por cierto, del cbr de la Reinona de Metrópolis llevo subidos casi 700 MB.

Hige dijo...

Ahora si k se arma todo el mundo dando nuevas ideas y a mi me da un super flato, Eso de lso crossover hasta cuando es en serio acaba mal. Asi k hasta yo estoy de acuerdo..........veamos como van las cosas

El Tete dijo...

Hey, te han tangao la foto de Goro...

Moon shadow dijo...

A ver... que participen en la guerra civil, pero algo muy extremista (si no estas conmigo, te intento cortar un brazo como poco) y que la guerra sea por una chorrada, no se me ocurre ahora ninguna, pero confio en ti. Ah, y sin que sirva de precedente, quiero que a Power Girl se le rompa el traje (viendosele todo, claro) y que le den uno de Tigra, a ver que tal le queda.