18 diciembre 2006

ELIGE TU PROPIA AVENTURA: CAPITULO 16, FUTURO INCIERTO

Guy Gardner y G’nort se abrieron paso con sus anillos entre la multitud y le abrieron hueco al grupo para que pudiera pasar sin problemas.
- Rápido, hemos descubierto otro búnker como el que teníais aquí. Tenemos que llegar a él. Allí os lo contaremos todo. –dijo un Guy mucho más consecuente de lo habitual.


El grupo corrió guiado a través de un pasillo formado por las paredes de contención de los anillos de los tres Green Lantern. El otro búnker no estaba mucho más lejos, y entraron todos justo a tiempo para que las puertas se cerraran ante los furiosos zombies. Dentro había unos sistemas de seguridad similares a los de donde venían, y una figura misteriosa que se encontraba en la sala de monitores.
- Chicos, os presento a Dan Didio...
- ¿¡¡¿Tú?!!? –dijo un Quesada incrédulo.
- Hola, Joe. Qué mal te sienta el paso del tiempo. Yo, como ves sigo exactamente igual.
- Claro, porque vienes del pasado –añadió el siempre despistado G’nort.
- Bueno, ¿va alguien a contarnos algo de lo que está pasando? No me gusta el no enterarme de las cosas. Yo soy el mejor en...
- ¡Por Dios, contadlo antes de que lo diga! –Spider-Man no parecía mostrar mucha paciencia con su compañero.
- Veréis, B**** (palabra censurada por el juzgado nº3 de Gotham) volvió a nuestra dimensión a por refuerzos junto a esos 4 Fantásticos. Nos lo contó todo, y cuando el mismísimo jefe, Didio se enteró, decidió venir en persona a echar una mano. Ese tal Reed Richards dice que es de vital importancia que volváis sanos y salvos. Cualquier alteración en el continuo espacio-tiempo podría provocar un adelantamiento de la posible catástrofe que podíamos y, de hecho, nos hemos encontrado. Hemos saltado a unos meses antes de lo que lo hicisteis vosotros, y hemos preparado un reportaje.
Los héroes se sentaron en las butacas y Guy puso un vídeo. Un sello corporativo de Dharma salió en pantalla.


- Vaya—dijo Quesada—, veo que Jeph también os ha ayudado. Qué callado se lo tenía...
En pantalla aparecieron imágenes de la vida habitual de un zombie. La voz que narraba les resultaba conocida.

- Los zombies de este mundo son seres muertos devueltos a la vida. En principio parece que no hacen más que vagar por ahí buscando cerebros, cosa que no harían nunca en mi mundo, donde nuestros guionistas tienen más inventiva, pero bueno... El caso es que después de una dedicada observación, hemos visto que los zombies mantienen esa inercia hacia la vida normal de un vivo: Como veis en las imágenes, tienen sexo entre ellos, no sin algunos incidentes... –en pantalla se veía una felación con un final algo “cortante”—, con el gran problema que supone la falta de riego en algunas partes del cuerpo... pero algunos con poderes que hacen su cuerpo duro, han conseguido incluso tener zombitos y se han casado. En definitiva, una vida bastante normal, de no ser porque están muertos. ¿Cómo matarles? Seguro que ya lo sabéis, atacar a su cerebro.
G’nort aplaudía con pasión, tanta, que incluso se le cayeron las... ¿palomitas de maíz? Las hubiera sacado de donde las hubiera sacado, se desparramaron por todo el suelo.
- Bueno, pero ¿cómo volvemos al pasado? ¿Y en qué momento exacto se volvieron todos zombies?
- De eso me acuerdo, Cíclope, fue hace mucho tiempo, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos en la mansión de Joe y éste vio que un grupo de macizas estaba superando todos los controles de seguridad. Entonces, decidió que Lobi y yo acompañásemos a Robert Kirkman para que creyesen que era él mismo. El plan era que Kirkman las convirtiese (como todo lo que toca) en zombies, y así lo hizo, pero el plan se le fue de las manos cuando Tigra dio un salto y le mordió en el cuello, convirtiéndole a él mismo en zombie. La única persona que podía dar marcha atrás se convirtió en uno de ellos. Se extendieron como una plaga. Lobi y yo escapamos, y comenzamos a matar a todos los que pudimos. De hecho, yo maté más...
- Ni lo sueñes, arañita, yo me cargué a trescientos y pico y tú...
- ¡Nosotros llegamos cuando ya todos eran zombies! –dijo Guy.
- Entonces, está claro—dijo Coloso—. Tenemos que volver a ese momento e impedir que Kirkman los convierta en zombies. Pero... ¿cómo lo hacemos? La máquina que nos dio Reed está al otro lado de la ciudad. Y los zombies se agrupan cada vez más alrededor de este búnker.
- Dejádnoslos a nosotros –dijo Quesada—. Tengo un plan.
- No, YO lo tengo. Tú sin tu cohorte de guionistas pelotas ni tienes ninguna idea.
- ¡La idea fue mía!
- Estoooo... ¿os importaría contárnosla? – dijo Ralph Dibny impaciente.
- Bueno, no sé si funcionará pero... no tenemos otra opción.

Las puertas del búnker se abrieron y una avalancha de zombies intentó entrar. Joe Quesada y Dan Didio salieron andando tranquilamente, ante la incredulidad de los muertos vivientes.


- A ver, escuchadnos bien—comenzó Quesada en voz alta—. Quiero que forméis en una fila de dos personas. Dan y yo vamos a relanzar la línea Amalgam, y necesitamos que os presentéis voluntarios para formar nuevos héroes. No consentiremos desorden ni que nadie se cuele. Tiene que ser por orden estricto de llegada.
Los zombies formaron una fila de lo más normal. Nadie diría que aquellos eran hambrientos devoradores de cerebros. Los viajeros del tiempo salieron con sigilo y se encaminaron al transporte.
- Una pena que lo de la línea Amalgam sea un engaño. Me hubiera gustado que me uniesen a Howard, el Pato.
Los héroes del final de la cola no podían creerse lo que escucharon.
- ¡Chicos, es un engañoooo!—gritó un Castigador al que estar muerto no le había cambiado demasiado el aspecto.
- Ooops.
- Corred vosotros, nosotros los detendremos. Esta vez me aseguraré de ganarle a ese creído de Parker en número de víctimas.
Los héroes corrieron hacia el transporte. Un rápido vistazo hacia atrás mostraba la lucha encarnizada de Lobezno y Spider-man contra los zombies y cómo Quesada y Didio eran devorados por miles de ellos.
- ¡Arreglad esto, chicos!—gritó Spidey.
Llegaron al transporte y pulsaron la fecha que les habían dicho los dos causantes de toda la Guerra. Aparecieron en una habitación oscura. Power Girl, Zatanna, Wonder Woman, Elektra, Viuda Negra, Puñal, Ellie Bloodstone y Tigra se disponían a atacar al que creían que era Quesada.
- ¡Chicas, no! ¡Hemos visto el futuro! ¡Es una trampa! ¡Ese no es Quesada! Es... ¡Robert Kirkman!
- Estooo, perdona, Cíclope, pero Guy Gardner y G’nort no están aquí con nosotros...




Create polls and vote for free. dPolls.com

2 comentarios:

mushu dijo...

desatemos las hostilidades. Intercambio de cuerpos entre Guy y gnort y a guy le huele el culito ahora que es chucho. JIji.

Hige dijo...

Nunka pense decir esto, pero no esperaba encontrarme tan desorientado. No se ni kien es kien..esto es un puñetero caos