20 febrero 2007

¡ELIGE TU PROPIA AVENTURA! LA NUEVA PATRULLA-X (PARTE 1)

Charles Xavier no podía creer que estuviera a punto de perder a su grupo de jóvenes mutantes conocidos como La Patrulla-X. Los había enviado a una misión a la isla de Krakoa, y su conexión mental con Jean se cortó como si lo que hubieran cortado fuese una conexión telefónica. Lo primero que pensó fue en llamar a Moira. Tenía que prestarle a esos chicos a los que había reclutado. Tal vez pudiera entrenarlos y enviarlos a por ellos. O siempre podía reclutar a algunos mutantes, usar a Cerebro para localizar a los más poderosos y enviarlos a Krakoa. Bueno, esperaría a Moira, a ver qué le decía. Afuera llovía como mil demonios, pero llamó a un taxi y se dirigió a la residencia de su amada doctora. Una llamada telepática le anunció que estaba en la puerta, y cuando bajó, después de un par de explicaciones, y una proyección mental de lo que había podido captar a través de Jean, se dejó de rodeos:

- Me... temo que... no hay una buena manera de decirlo... Necesito a tus estudiantes.
- ¡¿Qué?! Amosandayaacagalalavía, tú no estás muy bueno de la cabeza.
- ¡Moira! Tienes que echarme un cable, no puedes dejarme así.
- Tienes razón, Charles. Espera aquí.

Charles Xavier se vio de nuevo en la calle, eso sí, con un paraguas y un chubasquero que su simpática amiga Moira había tenido a bien prestarle. Después de esa desagradable escena, volvió a toda prisa a la mansión en busca de Cerebro. Buscó a los más poderosos y no perdió tiempo en intentar reclutarlos. Uno por uno, fue a pedirles que formaran la nueva Patrulla-X...
La primera era una niña, que se encontraba presa en otra dimensión, concretamente en la que luego se conocería como La Era de Apocalipsis. Charles usó su transportador-interdimensional-patentado-marca-ACME, y se plantó en plena celda. La niña se sorprendió, y le contestó:


- ¿Quién eres? Tú eres Lobezno... no, Dientes de Sable...
- ¿Qué estás diciendo? ¿Y quiénes son esos? –preguntó Xavier.
- Según me han dicho, son los que me van a salvar de aquí, aunque creía que todavía quedaba tiempo para eso.
- Bueno, no sé, ¿tú qué poderes tienes?
- ¿Yo? Pues no lo sé, soy morada y algún día, cuando me una a algún grupo de mutantes me llamaré Destello.
- A ver, espera que hurgue un poco en tu mente...
Movió un par de hilos y se vio con la chica en su siguiente destino... la base del proyecto militar canadiense Arma-X.
- ¿Qué me has hecho, calvito? –preguntó Destello.
- He usado tus poderes—susurró, intentando que nadie supiese que estaban allí.
- O sea, que todo este tiempo he podido largarme de allí... ¡y no lo sabía!
- ¡Calla, que van a descubrirnos!
- ¿Y vosotros quién coño sois?—dijo una voz a sus espaldas.
Se dieron la vuelta y vieron a un personaje deforme, con la cara llena de cicatrices, que jugaba a hacerse heridas en el brazo, las cuales se curaban y cicatrizaban al instante.
- Hola, venimos a que nos ayudes en una misión suicida para rescatar a unos mutantes.
- Pero... ¿pagáis al contado? –replicó Masacre.
- Bueno, a decir verdad, pensábamos que nos ayudases altruistamente...
- ¿Altru... qué? Bueno, no sé lo que significa. Yo las palabras que no tienen relación con dinero no las conozco.
Un par de frases y el vaciamiento de la cartera de Xavier después...
- ¿Ese Magneto del que hablas no es un villano?
- Siiiii, pero es que tenemos que recurrir a él porque es el que más puede ayudarnos en esto...

La guarida de la Hermandad de Mutantes Diabólicos resultó más fácil de encontrar de lo que esperaban, y lo que Charles Xavier pretendía que fuese una infiltración silenciosa, se estaba convirtiendo en un infierno gracias al don de palabra de la última incorporación al equipo.
- ¿Falta mucho?
- ¡¡¡¡Chhhsst!!!!! ¿¡¡Te quieres callar!!? –el Profesor-X perdió la paciencia.
- ¿Quién anda ahí? ¿Xavier? No me puedo creer que seas tan torpe, después de todo...
- Oye, calvito, a mí no me mires, que yo no soy el que me he puesto a dar gritos como un descosido...
Charles Xavier dudaba si soltarle una descarga mental a Masacre y dejarlo frito, pero se contuvo y decidió hablarle a Magneto, quien lo observaba entre extrañado y a la defensiva.
- Hola, Erik. Perdona que te interrumpa, pero es que necesito tu ayuda...
- Pero, ¿estás loco? A estas alturas todavía somos enemigos a muerte. ¿Cómo se te ocurre presentarte aquí? Te podría soltar a mis secuaces, pero me das hasta lástima. Anda, ve...
- Ya, perdona, Erik, pero es que creo que hay un hacker, uno que firma como gabinladen, que me ha pirateado Cerebro... y apareciste tú como miembro en potencia para mi nueva Patrulla-X...
- ¿Qué diablos es un hacker?
- Uf, déjalo, no consigo acostumbrarme a que estamos en 1975... Ya pillaré yo a ese gracioso.
- Anda, recuerdos a la familia.
- De tu parte. Saluda tú también a Wanda y a Pietro.
- Descuida, lo haré. Seguro que les hace ilusión...

Para el siguiente destino tuvieron que cambiar de dimensión, pero con la ayuda de Destello, una vez descubiertos sus poderes, eso era coser y cantar...
- ¿Qué es esto? ¿La Edad Media?—preguntó Masacre., que no había cerrado la boca en todo el trayecto.
- Según Cerebro, nuestro siguiente mutante debe encontrarse en una aldea aquí mismo...
- No sé, a lo mejor es que no acabo de acostumbrarme a mis poderes o que... ¡ouch! –gritó Destello—Creo que me he pinchado en el pie con... ¡Profesor, mire!
El Profesor miró al suelo y vio una aldea en miniatura, y unos aterrados personajes azulados que miraban a sus agresores.
- ¡Alto!—gritó un pitufo que, a diferencia de los demás, iba vestido de rojo—Soy Papá Pitufo, y si esto es uno de esos pitufi-retorcidos planes de Gargamel...
- No, disculpe usted, señor Pitufo, venimos buscando a un tal... Carpintero. Dicen que hace unas construcciones bastante buenas. La verdad es que yo preferiría a Forja, pero este simpático ordenador mío me ha mandado a por su pitufo y no le vamos a poner pegas, ¿no?
- Ah, de acuerdo, pues tome le dejo también a Fortachón y a Gruñón, que les pueden servir en su misión...
- ¡Gracias! Se los devolveré sanos y salvos, no se preocupe.
Ya a las afueras de la aldea, con todo el equipo reunido, Charles planteó una duda a su equipo.
- A ver, tenemos a dos miembros inesperados, así que tenemos que elegir entre uno de los 3 miembros que me quedaban por reclutar. Sus nombres son: Cálico Electrónico, Super López y el señor Neng de Castefa. La verdad es que sus nombres no me dicen nada, pero... ¿os suena alguno mejor que otro?





Create polls and vote for free. dPolls.com

3 comentarios:

Hige dijo...

Pitufo carpintero ? Muy Bien.....no veo como puede ser superior a forja, por que no se si en el mundo de los hombres X las setas tienen la misma consistencia, que lo que la tienen el pitufolandia!
Bueno aun asi os quiero!xD

Apostrofis dijo...

¡Vaya encuesta! ¡Es como elegir entre papá y mamá! En fin...

Yo me he decantado por Cálico, aunque ya veo que no ganará él... =(

En fin, espero a ver cómo sigue la cosa.

gabinladen dijo...

Calico calico calico!!!!
PD: Como mola en este universo soy un meghahacker!!!

Dos sugerencias:
1- Si gana superopez, que xavier aparezca en plena partida de poker contra los dos demonios esos del segundo comic del supergrupo.

2- Si gana calico que aparezca en pleno asalto a la fortaleza del malo de huerfanos electronicos y nuestra Nueva Nueva Genesis tenga que colaborar en su rescate (y que transformen a un pitufo en clon de Jack Nicholson)