26 marzo 2007

¡ELIGE TU PROPIA AVENTURA! B, EL ÚLTIMO HOMBRE HETERO (PARTE I)

Brooklyn, Nueva York – Ahora.

- ¡Algo va mal! –dijo una chica con una evidente crisis nerviosa.
A lo lejos, vislumbró a un policía y se acercó corriendo a él. Nerviosa, casi sin poder articular palabra, se aferró al policía.
- ¡Por favor! ¡Tiene que ayudarme! ¡Mis hijos están enfermos! Están embobados con Jesús Vázquez…
- No puedo hacer nada—contestó.
- Pero tiene que hacer algo… ustedes ayudan a la gente.
- No lo entiende, señora. Me acabo de dar cuenta de que mi vida acaba de perder sentido—el policía sacó su arma reglamentaria y se apuntó a la sien—. Esa perraca de Angelina Jolie no me va a separar de mi Brad.

Gotham City –Hace cinco minutos.

Batman ayudaba a Robin a entrenar. El chico mejoraba día a día, y cada vez le resultaba más difícil conseguir su objetivo. Como ya era habitual, en el entrenamiento, Robin se ponía un pañuelo dentro del calzón y Batman tenía que conseguirlo. Las primeras veces le resultó muy fácil, pero el chico ya se resistía y le costaba bastante hacerse con la prenda. Cuando por fin estaba a punto de conseguirlo, Alfred entró con el tentempié de las cinco.

- Sus pastas de té, señores. Y el colacao para Tim.
En ese momento, en Star City, Oliver Queen le pedía la mano a Dinah Lance; en Metropolis, Clark y Lois hacían carantoñas mientras Jimmy Olsen se preguntaba si alguna vez encontraría a una chica como Lois; en Blüdhaven, Nightwing recapacitaba en si lo suyo con Oráculo podría tener arreglo algún día; y en Gotham Central Bruce Wayne tenía su mano metida en el calzón de Robin de Tim Drake.

AHORA

- Claro que quiero, Ollie.
- Las ganas tuyas, petarda. Anda, déjame el móvil que tengo que llamar a Hal…

- ¿Te apetece que vayamos a algún sitio, Clark?
- Me apetece ir a una sauna que hay aquí al lado, pero si no te importa, tengo que hablar de algo importante con Jimmy…

- ¿Bárbara? Mira, sé que lo nuestro no tiene arreglo, pero… ¿me puedes decir qué crema usas como exfoliante? Siempre me ha encantado tu color de piel.

- Uy, Bruce, creo que el pañuelo se ha caído más abajo…
- ¡Quita, niño! Que por menos de eso le metieron un juicio a Michael Jackson…
Batman supo en ese mismo instante que algo no iba bien. Podía notar que algo turbaba la mente del joven Tim Drake.
- ¡Vamos! Que tenga que venir el mayordomo a sacar el pañuelito…
- ¡Alfred! ¿Qué estás haciendo? ¡Si el pañuelo lo tengo yo en la mano!
- ¡Je, vaya despiste más tonto!
- ¡Pero saca tu maldita mano de su pantalón de una vez!
- Oye, Bruce, no quiero yo interferir en el entrenamiento, pero que digo yo que la experiencia es un grado, y Alfred sabrá lo que está haciendo. Vamos, digo yo.
Batman se puso la capucha y cogió las llaves del Batmóvil. Tenía que investigar lo que estaba pasando, y no podía concentrarse con aquella escena dantesca. Imaginar a Robin y a Alfred juntos era nauseabundo. ¡Es como si a alguien se le hubiera ocurrido alguna vez que Batman y Robin eran más que compañeros de lucha!

Atalaya de la L… Ooops, que esa voló en la Crisis. Estooo, mmm… Casa de Oliver Q… Oops, que va, esa también explotó. Mmmm… Keystone City, Museo de Flash (ese sí está en pie todavía) – Ahora.

- Pues como te digo, Bart, ¡con la mano metida en su calzón! Pero… Bart, ¡¿qué haces tocándote mientras te cuento esto?! Pero, ¿es que no hay nadie que se mantenga en su sano juicio?

Gotham City – Dos meses después.

Batman había tenido que mandar a Robin a la Torre de los Titanes, y a Alfred le había impuesto que no saliera de su habitación. Así, las cosas iban un poco mejor, y al menos podía usar su Batcueva para intentar descifrar qué pasaba en el mundo. Clark se había liado con Jimmy Olsen, Ollie se casó en San Francisco con Hal Jordan, y Metamorfo estaba todo el día jugueteando con Cambiante. No podía llamar a ningún superhéroe que no se hubiese vuelto homosexual de la noche a la mañana. Se sentía extraño. ¿Por qué él no había cambiado? ¿Por qué no se había convertido en una bestia lasciva que buscaba a los de su mismo sexo? ¿Y por qué a las mujeres no le afectaba? Mientras cavilaba, una representación de las desesperadas mujeres de Gotham llegaron a hablar con Bats: Catwoman, Spoiler, Batgirl, las Aves de Presa e incluso la Dra. Leslie Thompkins.

- ¡Batman! No podemos más, tenemos que buscar algo que explique este comportamiento vuestro. Esto está levantando una polvareda…
- ¡Polvareda la que te echaba yo a ti, macizorra!
El estupor se hizo presa de la Batcueva. Batman no podía creerse que hubiera soltado aquel exabrupto, y las chicas no podían creerse que todavía quedara algún hombre heterosexual sobre la faz de la Tierra.
- ¡Me lo ha dicho a mí! –dijo Catwoman antes de que se le adelantasen— ¡Me lo pido primen!
Las chicas se pusieron en posición de ataque. Batman nunca se había visto en una situación en la que varias superheroínas se disputasen su cuerpo…





Create polls and vote for free. dPolls.com

3 comentarios:

gabinladen dijo...

Misterioso villano y es......
¡¡Bulseye travestido!!!
(si me quede con las ganas que pasa)

kornikabrosalvaje dijo...

pelea de gatas!pelea de gatas! jajajajaaajaj, y caen accidentalmente al ring de barro que tenia batman para entrenar a robin y batman nota como un pekeño bultito comienza aparecer en su calzón,y luego demuestra porqué es el mejor en lo que hace...bueno el segundo mejor

Talphin dijo...

Me encanta comprobar que la única opción con sentido y nada fuera de lo común se queda a cero votos... ¡¿Así como va a llamarme Didio para que guionice una serie de DC?! Estáis frenando mi carrera creativa... :(
Bueno, al menos no tiene sexo... Ah, espera, que la historia se quedó en 5 chicas (incluida un cadáver) intentando tirarse al tipo con más fama de gay de la historia del cómic. Dios, qué cruz...