14 mayo 2007

¡ELIGE TU PROPIA AVENTURA! SUPERHÉROES ESPAÑOLES (PARTE II)

Bruno no podía creer lo que estaba escuchando. Un agente de policía le leía sus derechos mientras otro se disponía a esposarle.
Entonces, como si fuera un relámpago, Hombre Murciélago se zafó del agente de policía. Sus compañeros contemplaban la escena boquiabiertos, sin saber si debían actuar. Fue entonces cuando apareció el Comisario de Policía con un papel en la mano.

- Liga de la Justicia de España, por orden directa del Presidente del Gobierno, os pido que ayudéis a la captura del presunto pedófilo Bruno Díaz.
Los superhéroes hubieran preferido no haber oído aquellas palabras. Fue Chica Halcón la primera en tomar la iniciativa y lanzarse contra su compañero.
- Por favor, Bruno, no quiero hacerte daño.
- ¿Hacerme daño? El único daño que me podéis hacer es interno, si os prestáis a esta farsa…
Hombre Murciélago dio un giro en el aire, de modo que su capa se extendiera por toda la habitación. Cuando pudo darse cuenta, Chica Halcón, estaba sin su maza y en el suelo, indefensa.
- Por favor, Bruno…


La voz de Kal-El mostraba indecisión. La suficiente para darle a entender al Hombre Murciélago, que sus compañeros no iban a dar la cara por él. El acusado, echó mano a un compartimento de su cinturón y sacó una bomba de gas lacrimógeno para crear confusión. Quiso pensar que sus compañeros no se esforzaron al máximo para vencer aquel burdo obstáculo, porque le dio tiempo a escapar de la Atalaya.
La policía se lamentaba, mientras el comisario acusaba directamente a sus compañeros de haberle dejado escapar. La Liga de la Justicia se quedó indecisa como nunca lo había estado. No sabían qué decir ni qué hacer.



Mientras tanto, en Sevilla, Relámpago y Flecha Verde II intentaban acabar con Ola de Calor y Mago del Tiempo. Caía una tromba de agua muy poco habitual en la ciudad, y la Giralda servía de testigo a la batalla entre los 4 supertipos. Los equipos de televisión ya estaban apostados en los laterales del escenario grabándolo todo como si de un espectáculo se tratase. Los coches de caballos huían despavoridos, los turistas japoneses aprovechaban para hacer fotos, y una unidad del recién creado Cuerpo Especial de la Guardia Civil se desplegaba alrededor de los superhéroes. Flecha Verde disparaba flechas congelantes alrededor de ola de calor, mientras que Relámpago creaba un tornado que absorbiera a Mago del Tiempo. Cuando parecía que todo estaba controlado, y los villanos se disponían a entregarse, unas descargas con proyectiles táser noquearon a los dos delincuentes.

- ¡Agentes! ¡Esto no es necesario! –replicaba Flecha Verde.
- Aparte usted si no quiere ser detenido como obstáculo a la autoridad…
El cielo volvió a despejarse y un sol de castigo hizo su aparición en una de las ciudades más calurosas del país. Flecha Verde y Relámpago se miraron sin saber qué significaba aquello. Si seguían insistiendo, se meterían en problemas con la autoridad, pero no podían quedarse inmóviles ante aquella flagrante demostración de brutalidad policial.
- Vamos, Barto. Tenemos que hablar con la Liga de la Justicia…

En la calle Génova de Madrid, Mariano Rajoy se disponía a tomar un rápido tentempié preparándose para continuar su labor con la inminente campaña electoral que estaba a la vuelta de la esquina. Se encerró en su despacho agradeciendo la paz y la tranquilidad que le brindaban aquellos minutos de soledad, puso algo de música tranquila y bajó la luz.

- Creía que su médico le tenía prohibida la mayonesa, señor Rajoy…
El líder de la oposición dio un salto de su silla y casi echó a perder su almuerzo. Se alisó la chaqueta e intentó recuperar la compostura.
- Hombre Murciélago, también podías llamar a la puerta, como la gente normal.
- Me han tendido una trampa, señor Rajoy.
- Lo sé. No sé cómo se os ocurre confiarle vuestras identidades a un político en campaña electoral. Le habéis dado una oportunidad de oro a ese mequetrefe de colgarse una medalla.
- Pero podemos volverlo en su contra, demostraremos que mienten.
- ¿En serio? No ves mucho la tele, ¿verdad? Te están crucificando vivo en todos los programas. Mira…
Encendió el televisor y puso una cadena cualquiera. Un chico joven, con cara triste y compungida, ponía su gesto más enternecedor mientras Cantizano le hacía preguntas.
- Jasón, ¿afirmas que fuiste Petirrojo durante un corto período de tiempo y que estuviste a punto de morir bajo la tutela de Hombre Murciélago?
- Sí.
- ¿Hombre Murciélago se te insinuó o intentó abusar de ti en algún momento durante tu entrenamiento?
- S… sí… Perdona, necesito unos minutos, esto es muy duro para mí.
Rajoy apagó la televisión, ante el estupor de Hombre Murciélago.
- No puedo cre…
- Pues créetelo, Bruno, créetelo. Estamos en el país del esperpento y del morbo. Cualquiera se va a aprovechar de tu mal momento para intentar sacar tajada.
- Tengo que hacer algo…
Rajoy se quedó mirándolo durante un momento, como intentando escrutar si su dolor era real o todo aquello era una farsa.
- Espera aquí un momento, voy a buscar a alguien que nos ayude con esto…

La liga de la Justica de España estaba reunida al completo, con la visita de última hora de Relámpago, que ocupaba el sitio de Hombre Murciélago en la mesa de reuniones. Todos tenían el gesto serio, y las noticias que traía Relámpago desde el sur del país no eran nada halagüeñas.

- ¿Seguro que teníais la situación controlada?
- Te lo aseguro, Mujer Maravillosa. Ya estaban entregándose, cuando les noquearon con esas descargas…
- Esto no me gusta nada—añadió Canario Negro—. Hombre Murciélago en busca y captura, la nueva unidad de la Guardia Civil abusando de su autoridad… no sé, sé que son las elecciones, y que todo sirve para arañar votos, pero…
- Bueno, tenemos que tomar una decisión—sentenció Superhombre—. Antes de que esto vaya a peor…
El teleportador de la Atalaya hizo un brusco sonido de golpe. Un tipo alto, con perilla y aspecto demacrado entró en la sala de reuniones.
- ¡Chicos! Tenéis que ayudarme. Todavía no se habrán dado cuenta, pero creo que me queda menos de media hora, para que la Policía Nacional se entere que me he escapado…
- ¡Oli!

A las doce de la noche se abrió oficialmente la campaña electoral. Todos los políticos preparaban sus mejores galas, pegaban carteles, y dibujaban sus mejores sonrisas. Sin embargo, el líder de la oposición apareció junto a Ruiz Gallardón y a Esperanza Aguirre, confiado y tranquilo. Se acercó a un micrófono y dijo:

- Amigos, hoy voy a inaugurar esta campaña electoral como lo hacen los ganadores. Yo no voy prometiendo cosas que luego no cumplo. Nuestro gobierno actúa. Mientras la policía de la Andalucía socialista deja escapar al alcalde de Marbella mientras salía de declarar en el juzgado, nosotros capturamos al tipo más buscado de toda España. Bruno Díaz acaba de ser detenido por la Policía local de Madrid hace escasos minutos…

Rajoy levantó la foto de Bruno Díaz fichando en comisaría.




Create polls and vote for free. dPolls.com

4 comentarios:

gabinladen dijo...

Bueno teniendo en cuenta que sigo queriendo que rajoy sea lex lutor voto por la opcion roja.

Diria que quiero que aparezca un clon ciborj de aznar pero como los autores quieren seriedad pues nada.

Eso si, que salga aznar, felipe gonzalez, ruiz mateos y el fantasma de franco.

Talphin dijo...

Hombre, lo del fantasma de Franco no lo sé, pero no descartes al clon cibernético de Aznar...

Apos dijo...

Yo al final me he decantado por la "wise guy option"... por poco. :)

A ver... Quiero... Jo, esto es como la carta a los Reyes... ¡Pues eso! Que al final ZP y Rajoy sean solo peones de algún malo malísimo que quiere quitarse a todos los héroes de encima para dominar España. Iba a poner que era la Leti, pero luego me he arrepentido, no sea que os chapen el blog...

¿Quién hay por ahí? ¿Quizá algún banquero? ¿O la Botella?

Hige dijo...

Aznar tiene k ser sibernetico.........PERO POR NARICES!