09 julio 2007

ELIGE TU PROPIA AVENTURA. CAPITAN JAR-MERICA (PARTE I)

Nick Furia no podía creer que estuviera en el funeral de su amigo Steve Rogers, quien había sido Capitán América desde hacía casi 60 años, si contamos también los años que pasó hibernando dentro de un trozo de hielo. Esa maldita guerra civil había acabado de la peor forma posible y las bajas habían resultado demasiado importantes. Tal vez eso era lo que hacía falta. Ahora que Tony Stark se disponía a sucederle en le dirección de S.H.I.E.L.D., el mundo tenía que darse cuenta del inmenso error que todos habían cometido. Y él se encargaría de demostrárselo.

En cuanto los actos de homenaje acabaron, comenzó a trabajar. Se puso manos a la obra y se prometió no detenerse hasta que la gente se diera cuenta de quién era Steve Rogers y qué suponía la figura del Capitán América. Para eso comenzaría procurando que su figura no cayese en el olvido y eso sólo podría lograrlo si alguien tomaba el relevo del difunto. En segundo lugar, ese alguien tendría que ser una persona que dejase en evidencia las muchísimas cualidades de su amigo. Para ello, se aseguraría de que la persona que portase el escudo con la insignia de tan grande país fuese alguien cuyas habilidades resaltasen aún más las del predecesor. Nick sacó su PDA conectada a las bases de datos de S.H.I.E.L.D. y comenzó a buscar. Sabía que había hecho bien manteniendo la conexión, aún a sabiendas de que si le descubrían podrían acusarle de espionaje y de traición a la nación. Nick comenzó a introducir filtros: Habilidades físicas nulas, poca capacidad de trabajo en equipo, problemas de carácter y personalidad, incapacidad para el liderazgo y absoluta ausencia de carisma. La conexión a través de su agenda de mano era lenta, pero parecía que buscaba. Finalmente, aparecieron dos resultados en pantalla: un pato y una especie de alienígena. El primero se llamaba Howard, y creía recordarlo de alguna aventura en la que se había visto involucrado. Por los informes que había leído era un tipo gruñón, temerario y solitario con una capacidad innata para verse envuelto en problemas. Parecía un buen candidato, aunque tal vez su figura pequeña y apariencia inocente podrían hacer que la gente adivinase sus intenciones y se indignaran por la falta de respeto. Si desde un principio no lo tomaban en serio, no podría conseguir lo que se proponía, y la gente lo tomaría como una simple broma de mal gusto, sin pararse a pensar en lo difícil que era llenar un vacío como el que había dejado Steve.

Así, se decidió por echar un vistazo al segundo candidato. Era un alienígena y vivía en una galaxia muy muy lejana, aunque suponía que no tendría problemas en traerlo a nuestro planeta, como ya se había hecho en otras ocasiones. El hecho de pertenecer a otra galaxia le proporcionaba la ventaja de que nadie sabía quién era ni podía haberse encontrado con él, y por lo tanto nadie podría imaginar que había sido escogido para abrir los ojos a la humanidad. Nick Furia tomó los datos de su localización y apuntó en una hoja de papel aparte el nombre del sucesor del Capi: Jar Jar Binks. Gungan. Natural del planeta Naboo. Sus cualidades: Negación para comprender órdenes, coordinación de movimientos nula, dislexia… Sí, parecía ser el “hombre” que buscaba…

A pesar de haber dejado el cargo de director, a Nick Furia todavía le quedaban suficientes contactos para encargarse del cambio. Se hizo con el uniforme y el escudo del Capi, costándole un problema al agente al cargo de su custodia, y no dudó en acudir a la única persona que sabía que podría traer a un habitante de un planeta a años luz del nuestro.
- Hola, Nick. ¿A qué debo tal placer?
- Me alegro de verte, Reed. Necesito que me ayudes a traer a este ser aquí. Aquí tienes todos los datos de su localización. Perdona si no puedo hablar más del tema, pero sabes que mis motivos son honrados.
- Si viene de ti, no me cabe duda, Nick. Espero que la pérdida de Steve no te haya hecho perder el juicio y nos metas en un problema. Bastante tengo con lo que he pasado con Sue, para encima meterme en problemas innecesarios.
- No te preocupes, Reed. Todo va a salir bien.

En cuestión de horas, Reed había preparado todo. Nick y él se habían preparado y la enorme máquina que oscilaba en el centro del laboratorio comenzó a hacer cada vez más ruido. La tenue luz que en un principio iluminaba la máquina comenzó a temblar y a hacerse más y más potente. Nick Furia miraba a Reed intentando valorar por su rostro si aquello era normal o algo se había salido de lo esperado. El rostro de Reed Richards no se inmutó en ningún momento. Y después de unos eternos cinco minutos, la máquina comenzó a detenerse. La compuerta comenzó a soltar vapor y se abrió poco a poco. Una figura de 2 metros se veía a contraluz. Imponía. Nick Furia comenzó a pensar si no se habría equivocado en su elección, pues aquel extraterrestre daba miedo con ese pelo largo y ese porte. El vapor comenzó a disiparse y lo que parecía una melena eran dos orejas enormes que le colgaban por la espalda.


- Cough, cough. Misa no sabe dónde estar. Cough, cough… ¡Oh! ¿Señor de parche poder indicar?
Esos movimientos torpes y ese aspecto de bobalicón que encajaban tan bien con la aguda voz dieron por fin tranquilidad al antaño líder de S.H.I.E.L.D…
- No estarás pensando lo que creo que estás pensando, ¿verdad, Nick?
- Dame un par de semanas de entrenamiento, y sintoniza todos los noticiarios que puedas. Vamos a hacer algo grande.

Lobezno guardaba silencio, como siempre. Spidey no dejaba de soltar chascarrillos que ponían a sus compañeros al límite de su paciencia. Luke Cage charlaba con Ms. Marvel, intentando que Spidey se diese por vencido y cerrase el pico de una vez. El Vigía se disponía a aterrizar la nave cerca del lugar de la batalla.
- Ey, chicos –dijo el Vigía—. Me temo que no era una broma. Hay un tipo ahí abajo disfrazado del Capitán América… y está peleando con Rino.
- Bueno—apuntó Lobezno asomándose a la ventana—, yo más bien diría que está sirviendo de punching ball a Rino. Ouch, eso ha tenido que doler.
Los Nuevos Vengadores bajaron y se desplegaron en posición de ataque. Spidey se pegó a un edificio apuntando directo a los ojos de Rino, los voladores lo rodearon y Lobezno y Luke Cage se pusieron en posición de embestida.
- ¡Alto ahí, Rino!—dijo Cage—. Queremos saber quién está intentando detenerte…
- ¡Misa ser Capitán Jar-merica!
- Vaya—dijo Spidey—y yo que, después de usar el traje rojo y amarillo, creí haberlo visto todo…



Create polls and vote for free. dPolls.com

7 comentarios:

Wild dijo...

Joder!! simplemete deciros:
CUANDO ENVIDIO VUESTRA DESBORDADA IMAGINACIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!
Gracias por alegrarnos los dias ;)

X-art dijo...

A huevo me lo habeis puesto...!

Rino for Avenger!!!!

Talphin dijo...

Sabia que no tenia que dejaros esa opcion... XD

ADRI dijo...

Sin duda hay que apalearlo... Pero apalearlo hasta morir X_D ¡Qué grandes sois vosotros dos! Bueno vale Mushu, tu perro también es muy grande XD

Hige dijo...

de apalear nada.....HAY K DESATOMIZARLO!

Aunke teniendo en cuenta de, que este tio solo, destruyo la armada Droide que invadio Naboo...no se yo si lo mismo se la llevan....
No olvidemos, que es un Pepe Viyuela, de Star Wars!

mushu dijo...

A ver, que de un paso al frente si tiene valor el que le ha dado al botón de unirlo a los vengadores.

Apostrofis dijo...

¡¡¡MUERTEEEEEE!!!

¡Empálalo, Rino! :D

PD: ¿Esta historia y el nuevo alias de Wild en el hub no es mucha casualidad?