17 julio 2007

¡ELIGE TU PROPIA AVENTURA! CAPITÁN JAR-MERICA (PARTE II)

Lobezno vigilaba de reojo a Rino, sin acabar de fiarse del villano, muy tranquilo y colaborador, mientras los Vengadores interrogaban a aquel fantoche vestido como el Capi.
- A ver, repítelo otra vez, ¿tú eres el nuevo Capitán América? ¿Y eso quién lo dice? –decía Miss Marvel, mientras Luke Cage se contenía por no pegarle al que consideraba que estaba faltando el respeto a su amigo.
- ¡Misa! –dijo seguro, Jar Jar.
Luke Cage se abalanzó hacia él.
- ¿En misa? ¿En el funeral? ¡Se está riendo de la memoria del mayor héroe de nuestro país! ¡No voy a consentirlo!
El gigante negro se lanzó a abofetear la cara del alienígena.
- ¡Misa pacífico! ¡Misa no querer que peleemos!
- Joder, qué huevos tienes—añadió Lobezno—. Tú sigue cabreándolo con lo de la misa…
El Capitán Jar-mérica, se intentaba proteger con el escudo, mientras Luke golpeaba cada vez con más fuerza, impactando algunas veces contra el escudo y otras contra la cara del Capitán. Los demás, incluido Rino, contemplaban la escena sin inmutarse.
- Oíd—dijo Cage intentando recuperar el aliento—, el escudo es verdadero. No he conseguido ni arañarlo con mis puñetazos.
- Espera un momento—Miss Marvel pareció darle especial importancia a este hecho—¿no habrás robado el escudo y el disfraz del Capi? ¿Habrás sido capaz?

Eso fue la gota que colmó el vaso. Un sonido metálico como de garras saliendo de un esqueleto de adamantium añadió más tensión a la escena. Rino, dudaba entre irse de allí antes de que empezaran las tortas o quedarse a seguir linchando a aquel engendro.
- Disculpad, chicos pero… ¿puedo ayudar?
Spidey lo miró, intentando averiguar si no se trataría de otra treta del villano para aprovecharse y cogerles después desprevenido.
- Te estoy vigilando, Rino.


Los Vengadores, con Rino como miembro a tiempo parcial, se lanzaron a por el Capitán Jar-merica, quien consiguió levantarse y comenzar a correr. Con su habitual habilidad, tardó poco en tropezar, pero al caer al suelo, se ayudó del escudo para protegerse, provocando que formase una especie de bola de bolos, rodando por el suelo a gran velocidad. Los Vengadores lo observaron con incredulidad.
- Cuidado, chicos, es bueno, no os fiéis de su aspecto, parece hábil.


Spidey se lanzó de edificio en edificio, mientras que Lobezno se perdió entre los escombros sin que diera tiempo a ver dónde había ido. A Rino, sin embargo, se le podía localizar más fácilmente, pues su carrera hacía retumbar toda la ciudad y sus pisadas se escuchaban a un kilómetro de distancia. Jar Jar, por su parte, seguía rodando de calle en calle, sin poder soltarse, y cada vez más mareado. Como de la nada, Lobezno apareció para cortarle el paso.
- Detente, engendro. Voy a hacerte peda…
- Misa no poder paraaaaar.



Por suerte para Jar Jar, el primer contacto con el cuerpo de Lobezno fue con el escudo, que hizo un estruendoso sonido metálico al golpear el cráneo del mutante, mientras pasaba por encima de él.
Con Lobezno atrás, peligrosamente enfurecido, el Capitán Jar-merica siguió rodando sin conseguir detenerse. Fue entonces cuando por fin, unas calles más abajo, una red de telaraña detuvo su carrera.
- Bueno, Lassie, parece que por fin has llegado a tu destino.
Jar Jar se levantó sin conseguir mantenerse en pie, tambaleándose de un lado para otro con el escudo en la mano.
- Misa no poder parar, misa no poder parar…
El resto de vengadores llegó en unos segundos. Aunque Spider-man se mostraba un poco extrañado por su breve contacto con el suplantador del gran Capitán América.
- Oíd, chicos, creo que no intentaba ridiculizarle, creo que su manera de hablar…


Una sombra de licra amarilla saltó sobre el supuesto enemigo, desgarrando lo que podía. Una vez más, el escudo le salvó la vida. Antes de que los demás pudieran separarlos, un retumbar que cada vez se había ido acercando más finalizó en una embestida contra los dos “héroes”. Rino había llegado y no se había parado a discriminar a quién debía y a quién no debía embestir. Los Vengadores discutían con él, recriminándoselo, mientras Lobezno y Jar Jar volaban cientos de metros por los aires. Lobezno cayó al suelo, pero Jar-merica, quedó enganchado en un asta de bandera de una embajada extranjera. Cuando Miss Marvel llegó a la zona donde se supone debería estar el misterioso farsante, no fue capaz de encontrar a nadie.
Dentro de la nave de Nick Furia, éste se mostraba muy contrariado, junto a un Reed Richards con una cara que no hacía necesarias las palabras “te lo dije”.
- ¡Esto ha sido un desastre! ¿Pero cómo ha podido unirse Rino a los Vengadores? ¡Por Dios santo! ¡¿En qué mundo vivimos?!
- Bueno, Nick , yo no diría que se ha unido, más bien, les ha acompañado…
Jar Jar seguía mareado de tanta vuelta y golpe.
- Misa no poder paraaar.
- ¿Crees que estará así mucho más tiempo? No estoy de humor para aguantarlo.
- Supongo que en cuanto recobre un poco el equilibrio volverá a la normalidad… bueno, a su normalidad.
- Tienes que ayudarme, Reed. Tenemos que conseguir que los héroes lo tomen suficientemente en serio como para que no parezca un villano. No podemos permitirnos que salga en la CNN peleando con unos Vengadores, que se han aliado con un villano como Rino, sólo para apalear a este pobre.
- Mmm… bueno, tal vez se me ocurra algo…








Create polls and vote for free. dPolls.com

3 comentarios:

Moon shadow dijo...

¡¡¡raaarrrrr!!! ¡Misa aplastara debiles humanos! "Si mides treas centimetros" ¡misa aplasta... ¡chof! Huy perdon. :P

Apostrofis dijo...

Pues con los rayos gamma le podría explotar la cabeza.

Así me cargo la historia, pero al menos el bicho asqueroso ese estaría muerto. :D

gabinladen dijo...

Planet Jar??
World War Jar?