13 octubre 2007

EL LECTOR CABREADO: PLANETA Y SUS PLASTIQUITOS

Bueno, matizo el título. Mi enfado no es con el plástico que está usando Planeta de Agostini en sus Leyendas de Batman, sino con las reacciones que ha provocado. Antecedentes: Artículo de un blog que está comenzando. (sí, somos tan generosos que cedemos parte de nuestra vasta audiencia para darles publicidad...). Fijaos en los comentarios. La gente está flipando porque esta colección viene envuelto en una film de plástico protector, y no pueden hojearlo. Lo que yo expuse en dicho blog y que lo reitero, porque es lo que me dice mi tiendero, no porque yo crea que es así, es que las tiendas de cómics tienen la obligación de tener una copia abierta en exposición. No sé si será por imperativo legal o por profesionalidad, pero pongo un ejemplo muy evidente. Crisis en Tierras Infinitas, versión Absolute. En todas las tiendas de Sevilla había una copia abierta. En todas. Yo, personalmente, prefiero que el artículo que compro sea nuevo, y cuando digo nuevo, me refiero a que no me encuentre una página llena de las huellas del amistoso vecino del tiendero, al cual le han cedido una copia para llenar sus momentos de ocio o mientras vacía sus intestinos. No sé si me estoy volviendo paranóico, pero tampoco le veo tanto jaleo al asunto. A ver, recapitulamos, existen dos vertientes:
- Yo lo prefiero con plástico.
- A mí siempre me ha gustado más a pelo, soy alérgico al látex y otros plásticos.
Tan sencillo como eso. Pues tanto en el enlace que he pasado, como en otros puntos de la blogosfera donde se ha hablado del tema (incluso en el mismo bot) veo que la gente se ha levantado en proporción similar a cuando Planeta decidió ponerle cabeceras a las colecciones (ya sabés, lo de DC presenta, GL/GA presenta...).
En definitiva, creo que los aficionados al cómic nos la cogemos un poquito con papel de fumar, nos gusta levantar nuestras voces ante la más mínima chorrada, aunque después somos los más conformistas del mundo, puesto que luego somos los primeros(y me voy a incluir yo también, que alguna vez habré hecho algo así) que compramos un producto que viene con numerosas faltas de tipografía/ortografía/maquetación/encuadernación con la mirada bien gacha. Eso sí, nuestras voces en la blogosfera bien altas. Reconozcámoslo, somo así. Pregono con el ejemplo: Hola, me llamo Talphin y soy comic-ólico. ;)

4 comentarios:

guevillos dijo...

Y el buenismo??? donde esta el buenismo????

Talphin dijo...

¿Te parece poco buenismo estar poniéndome de parte de las editoriales? Ay, estos no-buenistas, que no entienden su filosofía...

Yogur dijo...

A mi es que como todas estas polémicas me traen al pairo... Que tenga plástico, que venga encerrado en una caja fuerte o a pelo me da igual. En muchas ocasiones (Yo y todos) he comprado un cómic que tenía una pinta estupenda tras hecerle echado la ojeada pertinente y al leeerlo me he abrurrido de lo lindo (Y seguro que he dejado pasar alguna ocasión de leer una buena historia porque no me atraían los dibujitos).

Yo particularmenmte creo como tú que en las tiendas suele haber un ejemplar abierto para los curiosos pero, aunque no lo haya, los interneteros siempre pueden tratar de informarse de lo que contiene el tomo rebuscando por las webs, leyendo críticas e incluso bajando 'copias de seguridad'. Vamos, que no hace falta ponerse a gritar como un energúmeno.

Yogur dijo...

Que conste Talphin que lo de energúmeno no va por ti, no lo vayas a interpretar así, hablo en general. Yo también prefiero el cómic en buen estado.

A pasar buen findeeee ;p